SEO Factoria | 12 de abril de 2019 |

La lesión medular afecta a la salud física y emocional de aquel que la sufre

Aunque son varias las causas que pueden originar una lesión medular, lo cierto es que los accidentes de tráfico siguen siendo el primer detonante de este tipo de traumatismos en nuestro país.

Según un informe elaborado por el Hospital Nacional de Parapléjicos, el 70% de los ingresos que se producen en ese centro tienen como origen un incidente en carretera. Una cifra que, además de concienciarnos sobre la importancia de poner freno a las imprudencias al volante, debiera hacerlo también sobre la necesidad de facilitar el día a día de aquellos que sufren este tipo de lesiones.

Y es que, a pesar de que cada año se registran mil nuevos casos de lesión medular en España, las personas que la padecen y sus familiares se encuentran desvalidos ante una realidad que transforma por completo su vida.

¿En qué consiste exactamente? ¿De qué forma transforma el día a día del que la padece? ¿Cómo apoyar a la persona con lesión medular? Son muchas las preguntas y dudas que surgen tras un accidente de estas características y pocas las respuestas.

Aunque es imposible contestar a todas, desde Teyder queremos dar respuesta a las más frecuentes.

1. ¿Qué es una lesión medular?

Así se conoce a la lesión que afecta a la médula espinal, un cordón blanquecino que se encuentra en el sistema nervioso y gracias al cual el cerebro recibe información del resto del organismo y envía órdenes para regular los movimientos.

Si se daña, esta conexión se interrumpe y puede causar desde pérdida de movilidad hasta la falta de sensibilidad o de control sobre los esfínteres, cambios en la función sexual o dificultad para respirar.

La lesión medular puede causar pérdida de movilidad y de sensibilidad

2. ¿Cómo se produce?

Una de las causas de lesión medular más frecuente en nuestro país son los accidentes de tráfico. Sin embargo, que sea una de las más comunes no significa que sea la única: los siniestros laborales, las caídas practicando algún tipo de deporte, los impactos por arma en la zona o un tumor en la médula espinal también puede tener como resultado este tipo de lesión.

3. ¿Qué grados y niveles de lesión medular hay?

A pesar de que se la conoce con el mismo nombre, la lesión medular presenta diferentes grados en función de la gravedad de la afectación y distintos niveles en función de la zona afectada.

Niveles

  • Completa: se denomina así cuando la función sensorial y motora se ven dañadas por debajo de lesión de médula espinal.
  • Incompleta: recibe este nombre cuando se registra cierta actividad motora o sensorial por debajo de la lesión de médula espinal.

Grados

  • Paraplejia: se conoce con este término a la lesión medular que se produce a nivel torácico y lumbar y que tiene como consecuencia la pérdida a disminución de la sensibilidad y/o movilidad del tronco sublesional y de las extremidades inferiores.
  • Tetraplejia: se denomina de esta forma a la lesión medular que se origina a nivel cervical y que tiene como consecuencia la pérdida a disminución de la función sensorial y motora de todo el tronco y de las extremidades superiores e inferiores.

4. ¿Cómo prevenirla o retrasar su aparición?

La artrosis de rodilla es una patología muy unida a la edad y a la genética, pero también al sedentarismo. Realizar ejercicio de forma periódica y moderada no sólo es básico para evitar la obesidad y por tanto el exceso de presión sobre la articulación y su desgaste; también lo es para mantener la fuerza y tono muscular.

De la misma forma, factores como la alimentación jugarán un papel importante en este proceso. Comer de forma saludable e incluir en la dieta alimentos antiinflamatorios puede ser de utilidad para prevenir esta enfermedad.

5. ¿Por qué es necesario hacer rehabilitación?

Después un accidente de estas características, someterse a un proceso de rehabilitación es indispensable. Lo es porque tiene como fin restaurar o, en su defecto, minimizar las alteraciones funcionales que se desprenden de la lesión medular. Pero, también, ayudar a la persona que ha sufrido la lesión y a sus familiares a adaptarse a una nueva realidad.

Y es que, tras un traumatismo de este calibre, todo cambia: la rutina diaria y la vida social, laboral y sexual dan un giro de 180º. La rehabilitación es un periodo en el que los pacientes, además de ejercicios y cuidados para mejorar su funcionamiento físico y mental, reciben ayuda psicológica, se preparan para su vuelta a casa y obtienen información y recursos acerca de su nueva vida.

Centros como el Institut Guttmann de Barcelona, el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo o la Fundación Lesionado Medular de Madrid están especializados en la rehabilitación de personas con este tipo de lesión y, gracias a su equipo de profesionales y a su labor investigadora, mejoran el día a día de aquellos que presentan esta dolencia y hacen posible el proceso de adaptación y la vuelta a casa del paciente.

rehabilitación

Es necesario adecuar la vivienda a la realidad de la persona con lesión medular

6. Después de la rehabilitación, ¿qué?

El trabajo no acaba después de la rehabilitación. Más bien todo lo contrario. En casa y, sin el equipo profesional e infraestructuras del centro hospitalario, el paciente y sus familiares y pueden sentir que el mundo se les cae encima.

Para evitarlo, es necesario tomar algunas medidas:

Adaptar la vivienda a la nueva realidad

Si las necesidades de la persona con lesión medular cambian, la casa debe hacerlo también. Debemos pensar que la silla de ruedas se convertirá en su medio de transporte dentro y fuera del hogar y que, para que se pueda mover con total libertad por ella, será necesario evitar que los muebles o las puertas lo impidan.

También deberemos tener en cuenta que, de la misma forma que debemos preocuparnos por la movilidad de la persona con lesión medular en el interior del hogar, debemos hacerlo por su autonomía. Poner los productos y objetos de primera necesidad a su alcance y, en la medida de lo posible, adecuar el mobiliario a su nueva estatura le permitirán seguir con su día a día.

No nos podemos olvidar, tampoco, del descanso y aseo personal. En el caso de que la persona haya perdido movilidad en la totalidad del tronco y las extremidades, disponer de una cama articulada que posibilite los cuidados y transferencias, así como de un cubre colchón antiescaras o de lavacabezas hinchables que permitan su higiene diaria es vital para su salud y comodidad.

Si dispone de movilidad en parte del tronco, igualmente deberá contar con ayudas técnicas que le faciliten el aseo personal. Sillas de baño con ruedas o barras de baño abatibles pueden ser de mucha utilidad.

cama articulada

Comprar una silla de ruedas

Hacerlo es clave para asegurar la movilidad y la autonomía de la persona con lesión medular. La elección de la misma dependerá del nivel de gravedad de su lesión y, también, de su personalidad.

Las sillas de ruedas Jaguar Active y Jaguar X-Active son perfectas para aquellos usuarios que disponen de movilidad en las extremidades superiores y en parte del tronco y les gusta moverse por la ciudad y llevar una vida activa.

La Spa, la Phoenix y la Bugatti, por el contrario, están pensadas para aquellas personas con movilidad reducida en las extremidades superiores y que, para su movilidad, deben hacer uso de una silla de ruedas eléctrica. Dotadas de un Joystick para dirigir la conducción, permiten a su propietario moverse de forma cómoda y segura por la ciudad.

En Teyder estamos especializados en ayudas técnicas para personas con lesión modular. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 25 de abril de 2017 |

El latigazo cervical es la lesión más común en accidentes de tráfico

Cuando hablamos de latigazo cervical, a menudo pensamos que se ha producido por un accidente de tráfico. Y nada más lejos de la realidad. La lesiones cervicales son las más comunes en estos accidentes y, generalmente, tienen su origen en una mala postura en el momento del siniestro.

A continuación detallamos los factores que se deben tener en cuenta para evitar en la medida de lo posible los latigazos cervicales en caso de accidente de tráfico. Además, te explicamos alguna de las técnicas u ortesis que te ayudarán a recuperarte de este tipo de lesión.

¿Cómo evitar el latigazo cervical?

Existen diferentes factores que favorecerán la aparición de una lesión cervical en caso de accidente. Conocerlos y evitarlos será clave para prevenir una lesión de este tipo o minimizar sus daños.

Adaptar los elementos del vehículo

Por un lado, el reposacabezas debe estar alineado entre la parte superior de la cabeza y la zona de los ojos. Además, la distancia entre este elemento y la cabeza no puede superar los 4 cm.  

Por otro lado, el respaldo del asiento debe estar lo más vertical posible y ajustado con el cuerpo, de manera que que el reposacabezas quede lo más cerca de la cabeza posible. En este caso, la espalda debe reposar en el respaldo pero la cabeza no debe llegar a apoyarse.

coche accidente

Atención del conductor

Para prevenir cualquier accidente de tráfico es importante la atención constante del conductor. Anticiparse a él evitará cualquier lesión o daño mayor. Por ello, el conductor debe mantener la atención en el retrovisor. Sólo así verá cuando esté a punto de sufrir una choque trasero y, en caso de colisión, podrá tensar el cuerpo y minimizar los daños.

retrovisor coche

La recuperación de un latigazo cervical

Una de las primeras medidas para la recuperación de las cervicales es el collarín cervical. Este consigue evitar que el paciente realice movimientos bruscos que puedan maximizar los daños de la lesión. Dependiendo del grado de la lesión, el collarín se retirará en 24 o 48 horas cuando no se haya producido fractura vertebral. Aún así, lo más aconsejable es seguir las recomendaciones del doctor.

 

La recuperación de un latigazo cervical incluye un proceso de rehabilitación que dependerá del grado de la lesión

 

Generalmente, la recuperación de un latigazo cervical incluye un proceso de rehabilitación. Este está formado por diferentes técnicas dependiendo, de nuevo, del grado de la lesión. Algunas de ellas podrán empezar a realizarse lo antes posible, como es el caso de la técnica Mckenzie. Otras se llevan a cabo después de haber finalizado el periodo de reposo del paciente. La terapia Tecar, por ejemplo, requiere que el paciente mantenga un reposo de dos días antes de su inicio.

Finalmente, hay diferentes ejercicios simples y progresivos que puede hacer el paciente desde su propio domicilio. También es aconsejable que el afectado recupere sus hábitos diarios lo antes posible. De todos modos, tanto los ejercicios simples como la vuelta a la rutina se podrán realizar siempre que no exista contradicción de su médico.

 

 

En Teyder disponemos de las mejores ortesis técnicas que ayudarán a conseguir una recuperación óptima de los afectados por una lesión u por otro tipo de dolencias