SEO Factoria | 24 de marzo de 2021 |

1-2 de cada 1000 niños sufre Artritis Idiopática Juvenil (AIJ)

Cuando pensamos en artritis, lo hacemos en personas adultas o de avanzada edad. Sin embargo, esta patología puede afectar a cualquier individuo y a cualquier edad. De hecho, según Fundación Española de Reumatología, 1-2 de cada 1000 niños sufren esta enfermedad de carácter autoinmune.

Y, aunque puede presentarse en diferentes formas y con distintas sintomatologías, la más común entre los menores de 16 años es la Artritis Idiopática Juvenil (AIJ). Una patología que, como en la versión adulta, causa la inflamación de una o más articulaciones. Pero este, aunque el principal, no es el único síntoma.

Síntomas de la Artritis Idiopática Juvenil

  • Hinchazón: es uno de los signos más habituales de la AIJ y, quizá, el más visible. Las articulaciones, especialmente las rodillas, se suelen hinchar sin motivo alguno (caída, golpe…) y pueden hacernos sospechar de esta patología.
  • Dolor articular: a pesar de que no todas las personas que sufren Artritis Idiopática Juvenil presentan dolor, puede ser un síntoma que nos avise de la presencia de esta enfermedad.
  • Rigidez y entumecimiento: los niños y jóvenes que padecen artritis pueden presentar movimientos más torpes e inseguros, especialmente por la mañana y después de la siesta.
  • Fiebre o inflamación en los ganglios linfáticos: aunque no es lo más común, puede darse el caso de que las personas con AIJ presenten fiebre o inflamación en los ganglios linfáticos.

Artritis Idiopática Juvenil es una patología autoinmune que causa inflamación en las articulaciones

Causas de la Artritis Idiopática Juvenil

La AIJ, como la artritis reumatoideen edad adulta, es una enfermedad autoinmune. ¿Qué quiere decir esto? Que surge porque el sistema encargado de defender a nuestro organismo frente a agentes exteriores como patógenos y bacterias -el inmunitario- no reacciona de la forma que debiera y ataca a nuestros propios tejidos y células.

A pesar de que se sabe que la Artritis Idiopática Juvenil se debe a una alteración del sistema inmune, se desconoce la causa que la origina. Un hecho que dificulta su prevención y que marca su posterior tratamiento.

Tipos de Artritis Idiopática Juvenil

  • Oligoartritis: es el tipo de Artritis Idiopática Juvenil más común y, también, una de las que menos repercusión tiene en el estado general del niño. Suele afectar a una o ambas rodillas y desaparecer con tratamiento, provocando poco daño a las articulaciones del pequeño.
  • Poliarticular: es el segundo tipo más frecuente de artritis idiopática juvenil. Recibe este nombre porque afecta a más de una articulación. A pesar de que no suele repercutir gravemente en el estado general del niño, sí que puede modificar su higiene postural. Y es que, como tiene las articulaciones hinchadas, modifica su posición o postura para sentirse más cómodos y evitar el dolor.
  • Oligoartritis extendida: este tipo de Artritis Idiopática Juvenil se puede presentar después de haber padecido oligoartritis durante seis meses. Es posible que el niño tenga problemas con cinco articulaciones o más.
  • Artritis psoriásica: es el dolor articular que acompaña la psoriasis, una enfermedad de la piel que causa una erupción cutánea. Aunque es poco frecuente en los niños, la artritis psoriásica pueden sufrirla y afectar a sus articulaciones incluso antes de la aparición de la erupción.
  • Artritis relacionada con la entesitis: este tipo de AIJ afecta, sobre todo, a los niños mayores de 10 años y que portan un factor genético especial, el HLA-B27. La inflamación se presenta en las zonas donde los tendones de los ligamentos se unen al hueso -las entesis- y, por lo general, afecta a las articulaciones de las piernas y la columna vertebral.
  • Artritis indiferenciada: así es cómo los especialistas se refieren al tipo de artritis cuyos síntomas no se ajustan a los de otras categorías o encajan en más de una.
  • Artritis sistémica: es el tipo más raro de Artritis Idiopática Juvenil. El dolor articular es parte de una enfermedad general.

Evolución y tratamiento

La Artritis Idiopática Juvenil no es una enfermedad que llega y se va. Puede haber recaídas a lo largo de toda la infancia e, incluso, de toda la vida. Sin embargo, tal como explica la Fundación Española de Reumatología en este dossier, el pronóstico es esperanzador y la mitad de los niños que sufren esta patología se recuperan al cabo de los meses.

Para ello, eso sí, deben ser diagnosticados y tratados de esta enfermedad a tiempo. De ahí que sea tan importante acudir a un especialista ante las primeras sospechas de AIJ. Será este profesional el que, en función de la tipología de Artritis Idiopática Juvenil, pautará el procedimiento a seguir.

Y, aunque cada caso requerirá un tratamiento diferente, existen pautas de abordaje comunes a todos ellos:

  • Consumo de medicamentos antiinflamatorios no esteroides: estos medicamentos están dirigidos a aliviar el dolor y bajar la inflamación causada por la artritis. En caso de que este tipo de fármacos no mitiguen el malestar ni la hinchazón, el especialista puede recetar medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.
  • Ejercicio y rehabilitación: conservar la función articular y evitar deformaciones es clave en el tratamiento de la Artritis Idiopática Juvenil. Por eso, es tan importante que los niños y niñas que la sufren practiquen ejercicio físico de forma habitual. Solo así mantendrán las articulaciones en movimiento, los músculos fuertes, recuperarán la movilidad y fortaleza perdida. Y, si el médico lo considera necesario, pueden acudir a un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional para que les ayuden a fortalecer músculos, ganar movilidad, estirar articulaciones y poner en práctica métodos para aliviar el dolor en casa.
  • Uso de ortesis: a veces, los niños con Artritis Idiopática Juvenil precisan férulas de descanso para ayudar a mantener las articulaciones en buena posición mientras duermen o realizan algunas actividades diarias. Férulas como las de la gama Kids Line de Teyder. Especialmente diseñadas para ofrecer soporte y protección a los más pequeños durante procesos inflamatorios.

teyder ortesis artritis idiopatica juvenil

En Teyder estamos especializados en ortesis infantiles. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te asesoraremos

 

SEO Factoria | 18 de septiembre de 2020 |

El 30% de las personas que sufren psoriasis desarrollan artritis psoriásica

 

La artritis psoriásica, al igual que la psoriasis, es una enfermedad inflamatoria, autoinmune y no contagiosa que afecta a las articulaciones, provocando su inflamación y su posterior deterioro y deformación. 

A pesar de que cualquier persona es susceptible de presentar esta patología, el 30% de las que la sufren padecen psoriasis crónica. Una enfermedad que provoca la desescamación y enrojecimiento de la piel que se encuentra en el cuero cabelludo, codos, manos, rodillas, orejas y zona perineal.

El origen de una y otra enfermedad no está claro. Lo que sí se sabe es que, detrás de ellas, existe un componente genético e inmunológico importante. También, que factores como la alimentación, el entorno y el estilo de vida pueden contribuir a su desarrollo o, por el contrario, evitar su aparición.

¿Cómo saber si padezco artritis psoriásica?

Dolor, inflamación, calor, rigidez articular, dificultad de movimiento, enrojecimiento o desescamación de la piel son algunos síntomas que nos pueden avisar de que estamos delante de un caso de artritis psoriásica. Sin embargo, como en cualquier otra patología, es importante acudir a un especialista y que sea este quien determine que es así.

Además de elaborar un diagnóstico, este profesional nos dará las pautas a seguir para minimizar los efectos de la artritis psoriásica y reducir, en la medida de lo posible, sus brotes y las patologías asociadas a esta enfermedad: osteoporosis por inmovilidad, problemas gástricos, déficit alimentarios…

La alimentación, el entorno y el estilo de vida pueden contribuir al desarrollo de la artritis psoriásica

¿Podemos evitar la aparición de la artritis psoriásica?

Aunque evitar este tipo de patologías no es posible, sí que se pueden aplicar una seria medidas encaminadas a prevenir su aparición o, en su defecto, a mitigar sus síntomas.

1. Lleva una vida sana. Además del componente genético, existen otros factores que pueden propiciar la aparición de la artrititis psoriásica. Hablamos, por ejemplo, de la obesidad o el tabaquismo. De ahí que, se tenga o no predisposición a padecer esta enfermedad, sea necesario alimentarse de forma saludable, evitar el consumo de alcohol u otro tipo de drogas y hacer ejercicio de forma periódica.

2. Evita el estrés. Fumar o tener sobrepeso no son los únicos factores que nos pueden predisponer a desarrollar esta enfermedad. También el estrés. Y es que, según indican los expertos, las alteraciones en el estado de ánimo pueden desencadenar brotes de artritis psoriásicas.

3. Descansa. El descanso es básico para controlar los brotes de artritis psoriásica una vez diagnósticada la enfermedad, pero también para prevenirla. Dormir bien es básico para estar sano.

¿Qué hacer si sufrimos artritis psoriásica?

Además de seguir las pautas arriba indicadas, el especialista aplicará otras que tendrán como objetivo aplacar el dolor causado por esta patología y evitar el deterioro de las articulaciones.

1. Uso de fármacos

  • Antiinflamatorios no esteroideos. Suelen aplicarse para mitigar el dolor leve en las articulaciones.
  • FAME. En caso de que el paciente no responda a la medicación y la enfermedad se agudice, es habitual recetar Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad (FAME). Estos medicamentos
  • Inmunosupresores. El objetivo que persiguen estos fármacos es controlar el sistema inmune, alterado durante un brote de artritis psoriásica. 
  • Agentes biológicos. Conocidos como modificadores de la respuesta biológica, estos medicamentos dirigen a las zonas del sistema inmunitario que propician la inflamación y provocan daños en las articulaciones.

2. Uso de ortesis. La artritis psoriásica, como la común, cursa con dolor en las articulaciones. Por eso, además del consumo de fármacos, es habitual el uso de ortesis encaminadas a reducir el malestar ocasionado por esta patología.

En Teyder disponemos de rodilleras, coderas y muñequeras cuyo uso está especialmente indicado para las personas que sufren esta enfermedad. Este es el caso de la gama de ortesis térmicas Angora Thermik y de las ortesis elásticas Ecoelastic.

teyder ecoeslastic

3. Alternancia de periodos en reposo con periodos de ejercicio. Como explica la Fundación Española de Reumatología en su Dossier informativo sobre artritis psoriásica, una articulación inflamada requiere reposo pero, también, momentos de actividad. Solo así se puede evitar su atrofia y futuro deterioro.

Es conveniente, por tanto, realizar ejercicio físico de forma diaria y practicar actividad de bajo impacto articular como caminar, nadar o montar en bicicleta.

En Teyder estamos especializados en ortesis para paliar el malestar ocasionado por la artritis psoriásica. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos