SEO Factoria | 21 de noviembre de 2019 |

Las fajas sacrolumbares de Teyder alivian el dolor causado por las lesiones lumbares

¿Alguna vez has sentido un dolor intenso en la zona baja de la columna? No eres el único. Según la Fundación Española de Reumatología, el 85% de la población ha sufrido o sufrirá este malestar en algún momento de su vida. Sin embargo, que la lumbalgia –como comúnmente se conoce este tipo de dolor- sea una de las lesiones lumbares más frecuentes no significa que sea normal padecerla. Tampoco que no se pueda prevenir y aliviar el malestar.

 

Lo mismo pasa con la lumbociática. Otra de las patologías de la espalda más frecuente entre los ciudadanos y que, a diferencia de lumbalgia, no se ubica únicamente en la lumbar. Su dolor desciende por la parte posterior o lateral del muslo y se extiende de la zona baja de la columna al pie o el talón.

¿Queréis saber cómo evitar y hacer frente a estas lesiones lumbares? Antes de hacerlo será imprescindible saber qué causas lo originan y qué síntomas presentan. Os lo explicamos.

Síntomas de lumbalgia y lumbociática

Como hemos comentado anteriormente, la lumbalgia y la lumbociática son lesiones lumbares que se presentan en forma de dolor intenso en la parte inferior de la espalda y que pueden irradiar al pie. Sin embargo, a pesar de que la tipología de malestar es la misma, su manifestación puede variar en función de la causa que lo origina.

Por ejemplo, cuando el malestar es de origen mecánico es frecuente que se intensifique cuando estamos en posición vertical y que mejore si nos tumbamos. Por el contrario, cuando la causa del dolor es inflamatoria, este suele presentarse durante la noche, mientras dormimos. En este caso, el movimiento aliviará los síntomas de estas lesiones lumbares.

 

El 85% de la población sufre o sufrirá algún malestar en la zona lumbar

 

Causas de lumbalgia y lumbociática

Que el dolor de la lumbalgia y de la lumbociática afecte a la zona baja de la espalda, no significa que su origen sea el mismo.

Detrás de estas lesiones lumbares se pueden esconder múltiples causas. Y, aunque puede deberse a enfermedades inflamatorias, infecciones e incluso tumores, lo más frecuente es que su origen sea de naturaleza mecánica y fruto de una vida sedentaria.

Algunas de las causas más frecuentes son:

  • Esguinces y distensiones musculares.
  • Hernia discal: la lumbociática está relacionada a este tipo de alteración.
  • Degeneración vertebral: una de las causas más frecuentes de dolor lumbar. Se da cuando los discos pierden su elasticidad, normalmente como consecuencia del envejecimiento.

Cómo prevenir la lumbalgia y lumbociática

El estilo de vida es clave para nuestra salud y la de nuestras lumbares. Por eso, si queremos prevenir las lesiones lumbares deberemos: 

  • Ingesta de antiinflamatorios y/o analgésicos: para bajar la inflamación y aliviar el dolor. 
  • Tratamiento de frío/calor: como en el caso de los medicamentos, buscan reducir la inflamación y el malestar en la zona de forma natural.
  • Ejercicios de fortalecimiento del CORE: es vital para mejorar los síntomas de lesiones lumbares como la lumbalgia o la lumbociática y para prevenirlo.
  • Uso de fajas sacrolumbares: para aliviar el dolor y ofrecer protección en los primeros días de lesión. También puede recomendarse en aquellos casos en que el paciente deba someterse a actividades que requieran esfuerzo y sobrecarga en la zona lumbar.
    En Teyder contamos con fajas sacrolumbares como la 200 FV, la 502 FV o la 700-701 FV o soportes como el 208 FV, 203FV o el 713 FV, con efecto masaje para aliviar el dolor.

faja para las lumbares

El estilo de vida es determinante a la hora de prevenir y tratar las lesiones lumbares

 

Cómo tratar la lumbalgia y lumbociática

Ante un dolor en la zona lumbar agudo y prolongado en el tiempo, lo primero que deberemos hacer es acudir a un médico especialista. Será él quien, después de un examen, elabore un diagnóstico y determine el protocolo a seguir en función de su gravedad y origen.

Aunque el tratamiento variará en función del tipo de afectación (medular, nerviosa u osteo-muscular), suele incluir:

  • Hacer ejercicio: el sedentarismo es un factor de riesgo para sufrir cualquier lesión. También, la lumbalgia y la lumbociática. Si queremos evitarlo, deberemos incluir la actividad física en nuestro día a día y ejercicios encaminados a fortalecer el CORE.
  • Evitar el sobrepeso y obesidad: el exceso de peso supone una sobrecarga en la zona baja de la espalda y puede ocasionar dolor lumbar. Una buena alimentación y una vida activa nos ayudarán a prevenirlas
  • Cuidar la higiene postural: pasar demasiadas horas sentados o hacerlo en mala postura puede debilitar la espalda y hacernos más propensos a sufrir lesiones lumbares como la lumbalgia o la lumbociática. Evitar posiciones en hiperextensión e hiperflexión de la columna es clave para la salud de nuestra espalda.
  • Evitar sobrecargar las lumbares: hay profesiones y deportes que, por el esfuerzo físico que requieren, pueden poner en riesgo la salud de nuestras lumbares. Tomar consciencia de nuestra higiene postural cuando levantamos peso o lo empujamos o hacerlo con ayuda de alguna faja como las de Teyder puede proteger la espalda de lesiones lumbares.

 

  • faja para las lumbares

En Teyder estamos especializados en ortesis para tratar y prevenir las lesiones lumbares. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 24 de abril de 2017 |

La conducción, sea de trayectos cortos o largos, puede provocar dolor de espalda en los conductores

Cuando conducimos, sobre todo durante un trayecto de larga duración, es común que sintamos dolor de espalda, en especial en la parte baja. Pueden aparecen los síntomas del conocido dolor de lumbago -o lumbalgia- o, incluso, molestias en la columna vertebral. A continuación explicaremos los motivos, los síntomas y las soluciones al dolor de espalda de los conductores.

Como explicamos en un post anterior son diferentes los motivos por los que podemos sentir dolor de espalda. Algunas de las causas que explicamos en él y que enumeramos a continuación son las culpables del dolor de espalda mientras conducimos:

 

Parar cada media hora o cada hora ayuda a evitar o disminuir el dolor de espalda de los conductores

 

Estrés

El simple hecho de salir a la carretera con el coche nos pone en peligro y somos conscientes de ello. No estamos solos en la carretera y no conocemos las capacidades de los demás conductores. Esto nos crea una situación de tensión que se aloja, principalmente, en la parte baja de la espalda.

Estar en constante tensión y estrés carga los músculos de esta zona, generando dolor durante y después de la conducción. Para evitar este estrés en la medida de lo posible, conduce de manera prudente, sal siempre con tiempo -si vas con prisas crearás más tensión- y pon en práctica las técnicas necesarias para relajarte.

 

Permanecer inmóvil o sentado durante mucho rato

Estas son otras de las causas que originan la aparición de dolor en la espalda de los conductores. En trayectos cortos esto no supondrá un problema siempre que te sientes de manera adecuada. Una buena higiene postural será clave para evitar los dolores de espalda, tanto en la parte baja como en la columna.

Adaptar el asiento y acercar el volante a la medida adecuada te ayudarán a mantener una postura óptima que evite -o disminuya- la aparición de dolores de espalda durante la conducción.

 

Malas posturas

A parte de cómo te sientas, hay muchos hábitos que generan malas posturas en los conductores. Un ejemplo claro es fumar mientras se conduce. Aunque la ley lo prohíbe por ser una práctica insegura, son muchos los conductores que deciden fumar conduciendo.

Los gestos como buscar el paquete de tabaco o usar el cenicero durante la conducción provocan la aparición de dolores en la espalda -sobre todo en la columna- debido a las malas posturas que adquiere el cuerpo.

En este caso lo mejor es que no fumes mientras conduzcas para prevenir y evitar los dolores de espalda debidos a malas posturas.

 

La vibración del motor

La vibración del motor se nota en el asiento del coche. Este vibración afecta directamente a la columna, provocando dolores de espalda intensos durante o después de la conducción.

Lo mejor en este caso es que el asiento tenga una buena amortiguación para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de este tipo de dolores.

Todas estas causas crean dolores y molestias tanto en la parte baja de la espalda como en la columna vertebral y el cuello. Estos dolores no nos permiten estar suficientemente concentrados como para no poner nuestras vidas -y la de los demás- en riesgo.

Lo más recomendable -a parte de las técnicas explicadas anteriormente- es mantener una buena higiene postural mientras conduces, hacer paradas cada media hora o cada hora y hacer estiramientos musculares durante las paradas para relajar los músculos -tanto de espalda como de piernas, brazos y cuello-.

 

En Teyder queremos que disfrutes de una conducción tranquila, sin dolores ni estrés. Conoce nuestros productos para aliviar las molestias del dolor de lumbalgia y demás dolores de espalda. Consulta con tu especialista y encuentra la ortesis que mejor se adapte  a ti.

 

 

SEO Factoria | 10 de mayo de 2016 |

La lumbalgia o epicondilitis son lesiones comunes en las amas de casa y que pueden requerir del uso de ortesis

Cuando uno piensa en lesiones, lo primero que le viene a la cabeza es deporte. Corredores, futbolistas o nadadores de élite que llevan al límite su cuerpo y que, en un intento de llegar a meta, de robarle la pelota al equipo contrario o de superar su marca personal, se lesionan y deben hacer reposo, usar ortesis y, en algunos casos, enfrentarse a una intervención quirúrgica. Continue reading “Lesiones en amas de casa: cómo prevenirlas”