SEO Factoria | 26 de febrero de 2021 |

Estimular la movilidad es clave para las personas dependientes

La edad, una enfermedad degenerativa o un accidente puede hacernos perder fuerza, movilidad y, en algunos casos, autonomía. Cuando esto pasa, lo más habitual es evitar cualquier actividad que nos suponga un esfuerzo y confiar tareas básicas de nuestro día a día a un familiar o cuidador. Sin embargo, estar en situación de dependencia no significa no poder disfrutar de cierta autonomía. En la medida lo posible, las personas dependientes deben trabajar esta facultad y evitar, de esta forma, un deterioro físico y/o cognitivo mayor.

A pesar de que no hay una fórmula tipo para hacerlo, sí que existen ciertas pautas y acciones que pueden mejorar el día a día de las personas en situación de dependencia. También su autoestima. Y es que, además de la pérdida de autonomía, una de las principales consecuencias de la dependencia es la falta de motivación y valía personal.

Fomenta el autocuidado

Muchas veces, con el objetivo de facilitar la vida a las personas dependientes, asumimos tareas que ellas mismas podrían hacer con dificultad pero sin necesidad de ayuda. En estos casos, debemos frenar nuestros deseos de asistirles y animarles a que sean ellas las que realicen, siempre que puedan, actividades cotidianas como comer, vestirse o bañarse.

Eso sí, les acompañaremos en el proceso y, si fuese necesario, les dotaremos de ayudas técnicas para que realicen estas tareas con seguridad: vajilla y cubertería adaptadas a personas con movilidad limitada, bastones o andadores que les sirvan de apoyo o barras para asirse en el baño o la ducha.

En Teyder disponemos de productos especialmente diseñados para que las personas con dependencia o alguna limitación de movilidad puedan adquirir autonomía sin poner en riesgo su seguridad.

Estimula la movilidad

Estimular la movilidad de las personas dependientes es clave para potenciar su autonomía y evitar, en la medida de lo posible, aumentar las limitaciones existentes. Para hacerlo, deberemos tener en cuenta en todo momento sus condiciones físicas, pero también sus gustos. La idea es que integren hábitos saludables en su día a día y los conviertan en rutina.

¿Y qué actividades pueden realizar para estimular el movimiento? Además las arriba descrita, pasear, bailar, quedar con familiares y amigos o, incluso, entrenar la flexibilidad y la movilidad mediante ejercicios concretos. Por ejemplo, sentadas en una silla, pueden estirar y recoger la pierna, hacer círculos con los tobillos y las muñecas o extender y doblar los codos.

También, pueden hacer uso de pedaliers como el 1719CM o el 1721CM de Teyder. Soluciones pensadas para ejercitar los brazos y las piernas de las personas mayores, dependientes o en rehabilitación y hacerlo en la comodidad de casa.

En el caso de que las personas dependientes tengan movilidad reducida y precisen de silla de ruedas, podremos optar por rutinas como las que explicamos en artículo Ejercicios para las personas en silla de ruedas.

Evita actitudes negativas

Como hemos comentado anteriormente, la pérdida de autonomía no solo afecta al estado físico de las personas dependientes, también a su estado anímico. De ahí que sea importante cuidar cómo les hablamos y tratamos. De ello dependerá su estado de ánimo, pero también su motivación para avanzar y no dejarse atrapar por la situación.

Tener paciencia, respetar sus tiempos, animarles a que realicen nuevas actividades y no recriminarles si se manchan al comer o beber es clave para potenciar su autonomía y autoestima.

En Teyder estamos especializados en ayudas técnicas para las personas dependientes o con movilidad reducida. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 5 de agosto de 2020 |

El uso de ayudas técnicas facilita la alimentación de las personas con movilidad reducida

Una actividad tan cotidiana y necesaria como comer puede ser todo un reto para las personas con movilidad reducida. Y, más, para aquellas que tienen limitada la movilidad de uno o los dos miembros superiores del cuerpo. Utensilios como los vasos, platos o cubiertos, al igual que el mobiliario urbano y doméstico, están diseñados para los ciudadanos que no presentan ninguna limitación de movimiento. No así para las personas con diversidad funcional. Por eso es tan necesario recurrir a ayudas técnicas que faciliten la alimentación de las personas que tienen movilidad reducida.

Pero, ¿qué son exactamente las ayudas técnicas?

Son objetos o dispositivos que permiten a la persona con movilidad limitada desarrollarse de forma autónoma en un entorno que presenta dificultades. Dentro de un sector tan amplio como este, encontramos ayudas técnicas para comer, para cocinar, para moverse, para bañarse, para vestirse, para descansar o para asearse.

¿Qué tipo de ayudas técnicas para comer existen?

Como su nombre indica, este tipo de apoyos tienen como objetivo facilitar la alimentación de las personas que presentan movilidad limitada de uno o varios de los miembros superiores y garantizar, en la medida de lo posible, su autonomía.

1. Cubiertos

Las personas con debilidad en las manos o limitación de movilidad suelen tener problemas para sujetar y levantar los cubiertos con soltura. Para garantizar su independencia y comodidad, los tenedores, cucharas y cuchillos suelen estar fabricados en acero inoxidable o en PVC y estar recubiertos de material antideslizante que permite su sujeción.

El diseño de estas ayudas técnicas para comer variará en función de las necesidades de cada usuario:

  • Angulados: de diseño curvo y con puño blando, están pensados para las personas que presentan debilidad o dolor en las manos.
  • Blandos: elaborados en PVP blando para evitar que los usuarios con problemas de masticación se dañen al morder.
  • Ultraligeros: para los usuarios que no tienen fuerza en los brazos.
  • Multifunción: para los que únicamente disponen de una mano. Se trata de cubiertos que combinan dos o varias funciones en una. Por ejemplo, permiten pinchar y cortar los alimentos.
  • Con manopla: especialmente pensados para los usuarios con debilidad en las manos y dedos. Disponen de una cinta que los sujeta a la mano y evitan que se desprendan de ella.

ayudas tecnicas para comer

2. Vasos y tazas

Beber es otra de las acciones cotidianas que puede presentar dificultad en caso de sufrir movilidad reducida en los miembros superiores. Para facilitar esta tarea, existen vasos y tazas adaptados a cada situación y usuario:

  • Con dos asas: al disponer de dos asas y de una cánula de sujeción, las personas pueden asirlo sin miedo a que se derrame líquido o se caiga el vaso.
  • Con cánula de sujeción larga: estos vasos y tazas están especialmente diseñados para las personas que sufren temblores o párkinson.
  • Recortados: se trata de vasos de borde recortado que permiten al usuario introducir la nariz, evitando que este deba inclinar la cabeza hacia atrás. Está especialmente diseñado para las personas con muy poca movilidad.

Las ayudas técnicas ayudan a la persona con movilidad limitada desarrollarse de forma autónoma

3. Platos

Las ayudas técnicas para comer no se limitan a los vasos y cubiertos. También, a otros utensilios como los platos. En base a las características de cada usuario, encontraremos los siguientes tipos de platos.

  • Con base antideslizante: con fondo antideslizante para anclarlo a la mesa y garantizar la comodidad de las personas.
  • Con fondo en pendiente: cuentan con la base inclinada para ayudar a aquellas personas que solo pueden usar una sola mano.
  • Con borde elevado: dispone de un borde más alto para que los usuarios puedan empujar los alimentos contra la espalda del plato y recogerlos con mayor facilidad. Además, cuentan con un borde más pequeño para que puedan introducir los cubiertos.
  • Giratorio: de base giratoria, este tipo de platos están diseñados para que las personas puedan alcanzar cualquier alimento de la superficie.

4. Mangos y engrosadores

Estos dispositivos están diseñados para acoplarse a los cubiertos y utensilios de cocina y permitir que las personas con movilidad reducida los puedan utilizar.

Como se explica en el estudio “Ayudas técnicas para facilitar la alimentación de las personas discapacitadas”, su diseño y material se verá condicionado por las necesidades de cada usuario. 

  • De espuma: estas ayudas técnicas para comer están fabricadas en espuma y se acoplan con facilidad a cualquier tipo de cubierto.
  • De silicona: elaborados en silicona, estas ayudas técnicas están diseñadas para mejorar el agarre del usuario y aliviar la presión sobre las articulaciones. Los engrosadores antideslizantes 1775CM de Teyder cumplen al 100% está función.

teyder tapas de silicona

  • Contorneado: se trata de mangos ligeramente ovalados y con la forma de los dedos para facilitar su sujeción.
  • Champiñón: recibe este nombre por su peculiar diseño, similar a un champiñón. Está diseñado para que quepa en la palma de la mano y las personas que tengan debilidad o dolor en los dedos lo puedan asir con facilidad.
  • Moldeable: elaborado en un material moldeable, este mango se puede personalizar y adaptar a cada usuario.

5. Tapas

Al igual que los mangos y engrosadores, las tapas tienen como principal función adaptarse a los vasos, tazas, tarros o latas estándar y evitar que el contenido de su interior se derrame. En Teyder disponemos de las tapas 1774 CM. Diseñados en silicona antimicrobiana y con un ojal sellado para introducir la pajita, son ideales para la prevención de derrames en personas con un agarre inestable o temblores.

En Teyder estamos especializados en ayudas técnicas para facilitar la alimentación de personas con movilidad reducida. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 18 de mayo de 2020 |

Tras más de un mes en casa, la salud física y emocional de los mayores ha empeorado

A pesar de que la crisis del Coronavirus ha trastocado la realidad de grandes y pequeños, no ha afectado a todos por igual. Algunos han sufrido la pandemia con mayor intensidad y virulencia que otros. Este es el caso de los mayores. El sector de población con mayor riesgo a padecer la Covid-19 y, sin duda, uno de los más afectados por los efectos negativos del confinamiento

Y es que, durante los dos meses que llevamos en Estado de Alarma, las personas de la tercera edad no solo han debido renunciar al contacto con familiares y amigos, también a cualquier tipo de actividad fuera de su domicilio.

Una serie de limitaciones que, si bien han reducido el riesgo al contagio, han hecho mella en la salud física y emocional de los mayores. La incertidumbre, el miedo al Covid-19, la soledad y la falta de movilidad han generado, en muchos de ellos, estrés y ansiedad y les ha llevado a perder agilidad y fuerza. De hecho son muchas las personas de la tercera edad que, a pesar de poder salir hoy a la calle, tienen miedo o dificultad para a hacerlo.

Pero, ¿qué hacer para paliar los efectos negativos del confinamiento en los mayores?

Aunque cada persona es diferente, existen una serie de herramientas que pueden ayudar a recuperar la movilidad de los mayores y mejorar su estado de ánimo. En cualquier caso, si después de ponerlas en práctica no mejoran, recomendamos contactar con un especialista y que este elabore un plan de acción.

1. Actividad física diaria

Después de semanas en casa y sin apenas caminar, es normal que los mayores pierdan tono y se cansen más de lo normal. Por eso, es aconsejable que incorporen ciertas rutinas de ejercicio a su día a día.

Por ejemplo, en vez de pasarse largas horas sentados, pueden levantarse cada cierto tiempo de la silla o el sofá, estirar las piernas y caminar por casa. También, pueden realizar actividades que les obliguen a mantenerse activos: hacer la comida, cuidar del jardín, limpiar la casa, hacer ejercicio con videotutoriales o con ayuda de pedaliers como el 1720 CM, el 1721 CM o el 1719 CM de Teyder…  Componentes pensados para que los mayores puedan ejercitar piernas y brazos sentados y con seguridad de no caerse o lesionarse. 

teyder rollador mayores

Y, claro, pueden salir a pasear. Si tienen miedo o dificultad para hacerlo solos, es mejor que lo hagan acompañados de un familiar o con ayuda de un soporte que les aporte estabilidad. En Teyder disponemos de andadores y rollators especialmente diseñados para ofrecer seguridad a los mayores o con problemas de movilidad. Como explicamos en este artículo, la elección de uno u otro dependerá de las necesidades de cada persona.

La alimentación es clave para mantener el sistema inmune de los mayores tan fuerte como sus articulaciones y huesos

2. Dieta informativa

Durante el confinamiento, grandes y pequeños, hemos llenado el tiempo libre con horas delante de la televisión, el ordenador o el teléfono. Sin embargo, el exceso de información –y más, cuando esta es negativa- puede causar un efecto contrario al deseado. En vez de mantenernos al día y tranquilizarnos, puede desinformarnos y generarnos miedo, preocupación y, a la larga, ansiedad y depresión. Por eso, los expertos recomiendan limitar las horas a las que estamos expuestos a noticias de actualidad y ser más exigentes con el contenido que consumimos.

Hacerlo, no solo reducirá el nivel de estrés al que estamos expuestos y mejorará nuestra calidad del sueño. También mitigará el que, según se explica en el blog del IMSERSO, es uno de los grandes males a los que se enfrentan mayores durante el confinamiento: la incertidumbre. Y es que, el no saber qué pasará, les genera tanta preocupación y desasosiego como el distanciamiento social.

3. Alimentación saludable

De la misma forma que los mayores deben vigilar la información que consumen, deben poner especial atención a los alimentos que introducen en su dieta. No podemos olvidar que lo que comemos es clave para mantener nuestro sistema inmune tan fuerte como nuestras articulaciones y huesos. Y más en la vejez, época en que estas zonas sufren un mayor desgaste tras años de sometidas movimientos bruscos y aguantando el peso de nuestro propio cuerpo.

Así, mayores y no tan mayores deben evitar los procesados e incorporar a su alimentación ingredientes ricos en vitamina C y D, calcio, magnesio, zinc o selenio. Hablamos, por ejemplo, de los huevos, las naranjas, el kiwi, las fresas, las espinacas, el brócoli, los cereales integrales, las legumbres o los champiñones. Haciéndolo, además de mantener una salud de hierro, mejorarán su estado de ánimo.

En Teyder estamos especializados en ortesis y ayudas técnicas para personas de la tercera edad. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 7 de febrero de 2019 |

Las personas mayores o con movilidad reducida requieren medidas de seguridad en el baño

Aunque cualquier individuo es susceptible de caerse mientras se ducha o se viste, lo cierto es que las personas mayores o con movilidad reducida suelen ser las que más riesgo corren de sufrir estos percances. Según el Informe Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO) del Ministerio de Sanidad, el 58% de los accidentes tienen lugar en el hogar y el 5% se dan en este espacio de la casa. De ahí que sea tan importante tomar cartas en el asunto y garantizar la seguridad en el baño y la higiene personal de las personas de la tercera edad y, claro está, de aquellas que tienen movilidad reducida o carecen de autonomía.

Para hacerlo no será necesario hacer una gran inversión, pero sí incluir una serie de medidas que aporten la seguridad en el baño que estos colectivos necesitan. Os indicamos las principales.

Mejor ducha que bañera

Con la edad, perdemos flexibilidad y movilidad en ciertas partes del cuerpo. Acciones tan habituales como levantar la pierna para entrar en la bañera, además de un esfuerzo para los mayores, pueden suponer un riesgo. Por eso, si no queremos que no acaben en el suelo, deberemos apostar por platos de ducha o sumideros.

Estas superficies no sólo ofrecen una mayor estabilidad a las personas de la tercera edad o con movilidad reducida, sino que también son compatibles con sillas de ducha especialmente pensadas para aportar una mayor seguridad en el baño.

58% de los accidentes tienen lugar en el hogar y el 5% se dan en el baño

Barras de baño auxiliares o asideras

En superficies húmedas como las del baño, el riesgo a perder el equilibrio y resbalarse se acrecienta. La mejor forma de evitarlo es colocando barras de baño o asideras a la altura de la persona mayor o con movilidad reducida. De esta forma, puede sujetarse al agarradero tanto para entrar y salir de la ducha o a la bañera como para sentarse y levantarse del inodoro y hacerlo sin miedo a caerse en el intento.

En Teyder disponemos de las barras Niágara 1540BN y 1541BN y del asa de bañera Niágara 1542BN. En color blanco, son una ayuda extra para la hora del baño.

Superficies antideslizantes

Además de colocar asideros, no viene mal cubrir tanto el plato de ducha o bañera como el suelo del baño con un material o superficie antideslizante. Así minimizaremos el riesgo de caída de las personas mayores o con movilidad reducida y facilitaremos el traslado de sillas de ruedas, en caso de precisarlas.

Barras de baño auxiliares o asideras

Hay personas que, por poca movilidad o falta de autonomía, no se pueden mantener erguidas o que lo hacen con cierta dificultad y por periodos breves de tiempo. Para garantizar su comodidad y seguridad en el baño, es necesario recurrir a sillas de ducha o banquetas de baño.

Como su nombre indica, se trata de asientos especialmente diseñados para su uso en duchas y bañeras y cuyas funcionalidades y características variarán en función de las necesidades y autonomía de cada uno de sus usuarios.

En Teyder disponemos de diferentes opciones:

  • Sillas con orinal Nautic 1513BN y Aquatic 1511BN: Estas sillas son ideales para aquellas personas que sufren de incontinencia, desorientación nocturna o movilidad reducida y que precisan de una solución como ésta para evitar caídas durante el trayecto al baño.
  • Silla de ducha con ruedas Victoria Roller 1512BN: El objetivo de esta silla es facilitar la entrada y salida de la ducha de personas con movilidad reducida. Por sus dimensiones reducidas y su fácil plegado y transporte, es perfecta para baños estrechos y para llevarla de viaje.
  • Sillas de ducha con ruedas Nilo 1500SB y 1505B: Con cubeta integrada para poder ser utilizada también como inodoro, estas sillas tienen como objetivo facilitar la higiene diaria de las personas con movilidad reducida.
  • Sillas de ducha con ruedas Lena 1515BN: Una de las más completas. Permite ser utilizada como inodoro, como silla de tránsito para traslados cortos en interior gracias a su asiento acolchado y como elevador de WC. Además, la altura de la parte trasera permite introducirlo encima del inodoro sin necesidad de realizar transferencias silla – baño.
  • Sillas y banquetas de baño Niágara 1520BN, 1521BN, 1522BN y 1523BN: Son el apoyo ideal para aquellas personas autónomas pero con dificultades de movilidad o para aquellas que, como las personas que sufren fatiga crónica, no pueden realizar sus actividades de higiene diarias de forma segura. Cuentan con conteras tipo ventosa para evitar deslizamientos indeseados y pueden regular su altura para facilitar acciones como levantarse y sentarse en ellas.
  • Asiento giratorio de bañera Miami 1524BN y 1527BN: Es una de las mejores opciones para dar solución dificultades de entrada y salida en la bañera sin pasar por obras. Se trata de un asiento que se ubica a altura de la bañera y sobre el que la persona con movilidad reducida se sienta. Mediante un giro, entra de la parte exterior de la bañera a la interior y lo hace sin riesgo a caerse.

silla de ruedas para baño

Las personas mayores y con movilidad reducida, las más proclives a accidentarse en el baño

Alzas de WC

Aunque muchos de los accidentes que se producen en el baño tienen lugar en el momento de la ducha, ésta no es la única actividad que supone un peligro para las personas mayores o con dificultades de movilidad. Sentarse en la taza del inodoro puede ser todo un reto para este colectivo y, más, si sufren enfermedades articulares de rodilla o cadera o acaban de ser operados en alguna de estas zonas.

De ahí que disponer de alzas de WC sea básico si lo que queremos es garantizar seguridad en el baño de los mayores y las personas con dificultades de movilidad.

En Teyder contamos con la 130BN, la 1531BN y la 1532BN. Tres alzas que tienen como objetivo añadir altura a la taza del inodoro, aumentando el ángulo de la rodilla y de la articulación y disminuyendo el esfuerzo de las articulaciones al sentarse y levantarse.

teyder alzador para baño

En Teyder estamos especializados en ayudas técnicas para garantizar la seguridad en el baño. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos