SEO Factoria | 19 de mayo de 2021 |

Las ortesis deportivas ayudan a prevenir y tratar las lesiones en patinadores

El patinaje ha pasado de ser una disciplina minoritaria a un deporte de masas. Lo vemos día a día en la calle. Grandes y pequeños se calzan los patines en línea para pasar un buen rato, para hacer ejercicio o, incluso, para ir al trabajo o moverse por la ciudad. Sin embargo, al tratarse de un deporte de deslizamiento, su práctica no está exenta de cierto riesgo. Abordarla sin la técnica ni las protecciones adecuadas, puede causar lesiones en patinadores de diferentes tipologías y magnitud. ¿Quieres saber cuáles son las más frecuentes?

Lesiones en patinadores más comunes

A pesar de que los patinadores pueden sufrir desde esguinces hasta bursitis, tendinitis o contracturas, las fracturas son las lesiones más habituales. Entre ellas, estas dos:

  • Fracturas de muñeca, radio y cubito. Son fruto de caídas que se dan hacia adelante y como consecuencia del impacto al caer en el suelo apoyando de forma incorrecta brazos y muñecas. En función de la velocidad, su gravedad será mayor o menor. Independientemente de la importancia de la fractura, es fundamental tratarla lo antes posible. De lo contrario, los huesos de la muñeca podrían soldarse de forma incorrecta y causar problemas en un futuro.
  • Fracturas de tobillo. A diferencia de lo que pasa con las de muñeca, las fracturas de tobillo se dan cuando caemos lateralmente. Perdemos estabilidad y nos doblamos el tobillo, pudiendo causar desde una pequeña fisura hasta la rotura de huesos. Los síntomas más habituales de esta lesión son dolor intenso, inflamación y dificultad para caminar.

Cómo tratar las lesiones en patinadores

Aunque en función de la lesión el tratamiento será diferente, existen pautas que deberemos seguir en todas ellas.

  • Visita a un especialista. El traumatólogo será el encargado de valorar si precisas una radiografía y el tipo y grado de la lesión. No es lo mismo un esguince que una fractura. Por tanto, su tratamiento tampoco lo será. Requerirá inmovilización, pero el tipo de vendaje a utilizar será diferente. También, el tiempo. Por ejemplo, en el caso del esguince puede ir de los tres días a las dos semanas. En el de las fracturas puede superar las dos semanas.
  • Haz ejercicios de movilidad y fortalecimiento. Una vez te hayan retirado el venaje o escayola es conveniente realizar ejercicios para recuperar la movilidad y fortalecer la zona. También, baños de contraste con agua fría y caliente. Te ayudarán a aumentar el riego sanguíneo y a reducir el dolor y la rigidez.
  • Utiliza ortesis. El uso de muñequeras, rodilleras y tobilleras te será de utilidad cuando te retiren la escayola o vendaje y adquieras movilidad. Será el traumatólogo o fisioterapeuta quien te indique si es indicado para tu caso o no. En Teyder disponemos de ortesis especialmente diseñadas para comprimir y estabilizar la zona y, de esta forma, evitar recaídas durante la rehabilitación y en los entrenamientos. Hablamos de la tobillera Sport 305TB, Sport 313TB y la Sport One 484TB o la muñequera Sport 301MN, la Sport 302MN y la Sport One 485MN

teyder tobillera sport

Las fracturas de muñeca y tobillo son las lesiones en patinaje más habituales

Cómo evitar las lesiones en patinadores

  • Usa casco y protectores. No importa los años que lleves patinando en línea o el nivel que tengas en esta disciplina, la protección es fundamental para evitar lesiones en patinaje. Además de utilizar un buen casco, cubre codos, rodillas y muñecas con protectores adecuados. Están diseñadas para que te puedas mover con libertad garantizando tu seguridad en la pista.
  • Aprende a caer. Aunque resulte extraño, aprender a caer correctamente evitará algunas de las lesiones en patinaje más frecuentes. Y es que hacerlo evitará que te hagas daño en la caída. Lo mejor es caer hacia delante y, para ello, abrir ligeramente los pies. Facilitará la flexión de las rodillas y nos permitirá apoyar brazos y muñecas en el suelo.
  • Mejora tu técnica. En patinaje, igual que en fútbol, baloncesto, natación o tenis, la técnica es fundamental. Marca la diferencia entre aquellos que destacan y aquellos que no. También, entre aquellos que sufren lesiones habitualmente y aquellos que consiguen sortearlas. Lo ideal es recurrir a un profesional o amigo/a con experiencia que te pueda enseñar a patinar. De no ser así, puedes buscar vídeos y tutoriales que te ayuden a perfeccionar tu técnica.
  • Elige bien los patines. De la misma forma que son importantes las zapatillas a la hora de correr, lo son los patines a la hora de patinar. No se trata de comprar los más caros, sino de sean de tu talla, tengan una buena sujeción al tobillo y te resulten cómodos.
  • Busca una superficie adecuada. A pesar de que los patines en línea están hechos para moverse en ciudad, no todas las superficies están preparadas para patinar de forma adecuada. Si quieres evitar lesiones en patinaje, apuesta por carriles bici y pistas adaptadas para este tipo de disciplina.
  • Calienta y estira. Como el patinaje es una disciplina lúdica y que nos sirve para desplazarnos, muchas veces olvidamos calentar y estirar. Gran error. Esta es una de las causas que se esconden detrás de las lesiones en patinaje.

En Teyder estamos especializados en ortesis para el tratamiento y prevención de lesiones en patinadores. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te asesoraremos

SEO Factoria | 26 de julio de 2019 |

Conoce la nueva gama de botas Walker Airstep de Teyder

¿Alguna vez te han escayolado una pierna? Si la respuesta es afirmativa, sabrás lo incómodo que puede resultar pasar semanas inmovilizado mientras te recuperas de una intervención quirúrgica, de una patología o de lesión en la zona. Y, más, durante los meses de verano, cuando el calor aprieta y el yeso resulta más molesto. Justamente con la finalidad de garantizar la protección y la comodidad del usuario en procesos postoperatorios y de recuperación nacen las botas Walker Airstep. Dos ortesis pensadas para inmovilizar el pie y que, gracias a su innovador sistema de inflación, permiten su ajuste de forma independiente y rápida.

 

¿Qué tipos de botas Walker Airstep existen?

La nueva gama de Walker Airstep de Teyder está formada por dos ortesis diferentes: la bota Walker Airstep larga y la bota Walker Airstep corta. Aunque el diseño varía, su objetivo es el mismo: inmovilizar y proteger el pie y la articulación tibio-tarsiana durante la recuperación de una lesión del tendón de Aquiles o tras una cirugía maleolar, de tibia o de peroné..

Además de estas funciones, cumplen otra: aportar confort durante el proceso de rehabilitación. Y es que, a diferencia de lo que ocurre con la escayola –y siempre que la patología lo permita-, las botas Walker Airstep pueden retirarse para facilitar la higiene personal, hacer curas o permitir su drenaje.

walker corto teyder

¿Qué hacen diferentes a las botas Walker Airstep?

Como hemos comentado con anterioridad, una de las particularidades de la nueva gama de ortesis de Teyder es su método de inflación: un sistema integrado que permite ajustar perfectamente la bota Walker Airstep al pie y que, gracias a su diseño y a su válvula doble, posibilitan su inflación de forma fácil y rápida

Sin embargo, aunque esta es una de sus principales características, no es la única. Existen otros peculiaridades que convierten a las botas Walker Airstep en una apuesta segura por la protección y la comodidad.

  • Son ligeras y transpirables, al igual que el forro que incluyen en su interior.
  • Disponen de una suela de balancín de bajo perfil para mejorar la marcha.
  • Cuentan con un sistema de cierre de velcros para facilitar su ajuste y su rápida colocación.
  • Tienen un protector de dedos extraíble y ajustable al pie de cada persona.

En Teyder somos especialistas en ortesis. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 11 de enero de 2018 |

Soluciones y prevención para las lesiones en deportes de invierno

Cuando hablamos de deportes de invierno hacemos referencia a aquellas prácticas deportivas relacionadas con la nieve o el hielo. Las más comunes suelen ser el ski y el snowboard.

El principal riesgo de estos deportes está directamente ligado a la fuerte sujeción del pie al ski o la tabla a través de la bota y la fijación. Esta sujeción actúa como una palanca que, en caídas o accidentes, provoca que la pierna se doble o tuerza con el pie fijo, ocasionado mayor número de lesiones de rodilla.  Seguido a las lesiones de rodilla -con un 43% de los casos- van las lesiones de hombro y luego las de mano.

 

Lesiones de rodilla en deportes de invierno

La mayoría de lesiones de rodilla se deben a los siguientes motivos:

1. Lesiones por torsión. Suelen ser las más graves,  pueden resumirse en tres tipos según la colocación del cuerpo y la dirección de la fuerza en el momento de producirse la lesión:

  • Lesión del ligamento lateral interno. Se produce por un valgo forzado que hace que la pierna con el esquí se vaya abriendo. La gravedad de la lesión será mayor según la intensidad de la fuerza.
  • Lesión del ligamento cruzado anterior. El mecanismo de lesión más frecuente suele ser un giro brusco del cuerpo sobre la tibia que provoca un movimiento de rotación forzado de la rodilla. Suele suceder en caídas hacia atrás que provocan una rotación de la tibia sobre el fémur con la rodilla hiperflexionada.  
  • Lesión de menisco. Causada generalmente por una torsión o flexión forzada de la rodilla con el pie fijo.

 

2. Lesiones por sobrecarga. Durante el ski o snowboarding la rodilla permanece largos periodos en semi-flexión con una tensión permanente del sistema extensor, esto pude provocar dolor en la cara anterior por sobrecarga del cartílago (condromalacia rotuliana).

3. Lesiones por golpe o traumatismo. suelen suceder sobre la cara anterior de la rodilla y pueden provocar  lesión del ligamento anterior o bien fractura de rótula.

 

Ortopedia para lesiones en deportes de invierno

En Teyder estamos realmente concienciados con la prevención de lesiones en la práctica deportiva. Por este motivo, recomendamos las siguientes rodilleras indicadas tanto para deportistas que hayan sufrido una lesión de rodilla como para aquellos que quieran o necesiten dar refuerzo a esta articulación.

Rodillera deportiva 483RD sport one. Rodillera deportiva en talla única que proporciona un ajuste óptimo y protección durante la práctica deportiva. Incorpora un pack extraíble frio/calor para opción termoterapia después de la práctica deportiva.

SPORT-ONE-RODILLERA

 

 

Rodilleras funcionales 475RD y 476RD. Rodilleras de aluminio perfectas para la práctica deportiva por su poco peso, práctico diseño y sistema de extracción rápida. Permiten el control y estabilización de la rodilla a nivel medio lateral, control de la hiperextensión y de la rotación medial. Perfecta para la rehabilitación funcional en lesiones de LCA/ LCP o ligamento lateral y en la práctica de deportes de impacto medio como el ski o snowboard. También indicada para tratamiento post-quirúrgico de estas dos patologías.

 475RD      INMOV-475TB1

 476RD

                        476RD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rodillera neopreno 535RD. Rodillera de neopreno transpirable microperforado con micro-cápsulas de Aloe Vera y tecnología ‘stop odor’. Ofrecen protección y estabilización de la articulación. A la vez que aportan calor y compresión a la zona durante la práctica deportiva. Estabilización de la rótula y limitación leve de la hiperextensión.

NEOTHERMIK-535RD-BLUE

 

Rodillera neopreno LC 537RD. Rodillera de neopreno transpirable microperforado con micro-cápsulas de Aloe Vera y tecnología ‘stop odor’. Ofrece protección y estabilización de la articulación durante la práctica deportiva. Aporta calor y compresión a la zona. Estabilización de la rótula y protección en LC.

NEOTHERMIK-537

 

 

Teyder, fabricantes de ortopedia deportiva, te ayudamos a prevenir o solucionar lesiones en deportes de invierno

 

SEO Factoria | 29 de agosto de 2017 |

Las malas posturas en la oficina pueden provocar daños esquelético-musculares 

El verano empieza a llegar a su fin y, con él, llega la vuelta al trabajo. Las vacaciones nos han servido para desconectar del día a día y disfrutar del ‘no hacer nada’. Pero, con la vuelta a la oficina, recuperamos la rutina de estar horas sentado frente al ordenador.

Muchos adoptamos malas posturas en la oficina que nos causan intensos dolores en espalda y articulaciones. Lo que empieza siendo un dolor puntual puede convertirse en dolor crónico.

 

Entre el 60% y el 90% de la población tiende a padecer dolores lumbares o cervicales debido a cuestiones laborales

 

No podemos dejar de lado un dato relevante de la Agencia Europea para la Segruidad y la Salud en el Trabajo. Esta agencia determina que entre el 60% y el 90% de la población tiende a padecer dolores lumbares o cervicales en algún momento debido a cuestiones laborales.

Así, aprovechando la vuelta al trabajo, te explicaremos las malas posturas más comunes en la oficina, cómo pueden perjudicar a nuestra salud y cómo debemos evitarlas.

 

Lesiones por malas posturas en la oficina

Son múltiples las afectaciones que pueden padecer aquellas personas cuyo trabajo se realice frente un ordenador. A continuación enumeramos algunas de ellas.

mala postura en la oficina

  • Deformaciones de cuello. Estar muchas horas en una posición forzada afecta directamente a la zona cervical de nuestro cuello. Por eso, muchos trabajadores que pasan horas frente un ordenador sufren de lesiones como la cervicalgia.
  • Deformaciones en la columna vertical. Las malas posturas frente al ordenador pueden provocar molestias en la zona dorsal de la columna, llegando a causar la aparición de enfermedades como la dorsalgia.
  • Lesiones en articulaciones. La falta de un escritorio que permita mantener tu cuerpo de forma relajada puede provocar la aparición de lesiones en articulaciones y tendones. Un ejemplo es el codo, que puede sufrir epicondilitis por el uso del ratón del ordenador o el teclado. En un post anterior te explicamos cómo tratar la epicondilitis.
  • Disminuye la productividad en el trabajo. La malas posturas en la oficina perjudican directamente en la productividad del trabajador. Por un lado, podemos perder mucho rato en encontrar la postura adecuada -hasta 67 minutos al día según un estudio realizado por Más Vida Red-. Pero la postura de nuestro cuerpo también afecta directamente a sus funciones. De nuevo, la productividad disminuye.

 

Cómo evitar las malas posturas en la oficina

Para evitar los problemas explicados en el anterior punto, será fundamental tener en cuenta diversos factores.

 

La manera como nos sentamos o la distancia en que está el ordenador de nuestro cuerpo son claves para evitar una mala postura en la oficina

 

  • Cómo debes sentarte. La mejor manera de sentarse -sobretodo si tienes que pasar varias horas así- es siguiendo una serie de indicaciones. Por un lado, la espalda debe estar recta, con los hombros hacia atrás y abajo de manera relajada. Las plantas de los pies deben quedar apoyados en el suelo. Cruzar las piernas puede dar paso a una alteración de la circulación y a piernas hinchadas, con varices o cansadas. Así, evita también esta postura.
  • El ordenador en la oficina. Un factor determinante en la aparición de muchas lesiones en la oficina es la disposición del ordenador. Para prevenir este tipo de lesiones, es recomendable que el ordenador se encuentra a unos 45 centímetros de distancia respecto del cuerpo. De tal manera que podamos estirar los brazos cómodamente. La parte superior debe quedar a la altura de los ojos para evitar la tensión en la zona cervical.
  • El mobiliario de oficina. Los muebles de la oficina también pueden ser los causantes de muchas de las lesiones de oficina. Así, una silla con reposabrazos evitará apoyar la muñeca sobre la seva y reducirá la aparición de lesiones como la epicondilitis.

 

En Teyder diseñamos y fabricamos ortesis técnicas para facilitar la recuperación de lesiones provocadas por malas posturas en la oficina

 

 

SEO Factoria | 18 de julio de 2017 |

El esguince de tobillo es una de las lesiones que más padecemos y de las que están peor tratadas y curadas 

Mientras que en un post anterior te hablábamos de cómo prevenir esguinces de tobillo, hoy te daremos algunos consejos para su recuperación en caso de sufrir este tipo de lesión. Pero vayamos por pasos.

Podríamos decir que el esguince tobillo es una de las lesiones más comunes.  Y, probablemente, una de las más conocidas por la población. Y es que un esguince de tobillo es una de esas lesiones que puede padecer cualquier persona. Sin la necesidad de ser deportista.

 

Los esguinces de tobillo a menudo no están bien tratados, lo que puede provocar secuelas que repercutan en espalda, rodillas o caderas

 

Además, en muchas ocasiones, este traumatismo es uno de los peores tratados por los profesionales de la medicina. Por ello, te explicamos algunos consejos que te ayudarán a la recuperación de este tipo de esguince, así como qué ortesis te pueden ayudar a conseguir mejoras.

 

1. Trata el tobillo cuanto antes

En los esguinces de tobillo, el tiempo apremia. Y es que será fundamental no solo para asegurar una pronta recuperación, sino también para minimizar las secuelas que puedan quedar. Es importante que tengas en cuenta que un esguince de tobillo mal curado puede implicar secuelas que, con el paso del tiempo, afecten a rodillas, caderas y espalda.

Por ello, es imprescindible tratar el esguince en los 2 o 3 primeros días desde que se produce la lesión. De hecho, si al momento de producirse aplicas frío en la zona -sea con hielo, agua fría o una bolsa de guisantes- ayudas a minimizar la hinchazón y reducir el dolor.

La aplicación de frío la puedes llevar a cabo los 2 primeros días aproximadamente, sin dejar el hielo más de 20 minutos en el tobillo. En caso contrario, podrías provocar otra lesión en la zona. En caso de padecer mala circulación o diabetes, consulta primero con tu médico.

hielo

2. Evita inmovilizar por completo el tobillo

Aunque pudiera parecer lo contrario, inmovilizar el tobillo por completo puede ser contraproducente para la recuperación. Escayolar la zona afectará de manera negativa a los músculos. Y es que esta técnica solo conseguirá atrofiarlos y perder propiocepción – el sentido que permite ubicar nuestro cuerpo en el espacio-.

De este modo, lo mejor es usar ortesis como la tobillera estabilizadora 552TB de Teyder. Ayuda a estabilizar el tobillo y a recuperarnos de la lesión sin llegar a dañar otras zonas de nuestro cuerpos.

 

Si eres deportista y padeces un esguince de tobillo, practica deportes en que esta articulación quede en segundo plano

 

3.  No dejes de moverte

Un esguince de tobillo no debe impedirte realizar las tareas diarias. Aunque los primeros días puede ser que tu médico te aconseje reposo, las siguientes fases de recuperación requerirán de tu actividad.

Si eres una persona deportista, intenta practicar deportes en que el tobillo no requiera esfuerzo. Evita prácticas como running o ciclismo, y realiza natación u otros deportes en que el tobillo quede en segundo plano.

Para el día a día, ayúdate de unas muletas auxiliares para caminar. El tobillo no realiza esfuerzo y podrás tener una vida lo más normal posible durante la recuperación de la lesión.

 

En Teyder diseñamos y fabricamos ortesis y ayudas técnicas para facilitar la recuperación de lesiones

SEO Factoria | 24 de abril de 2017 |

Existen diferentes tipos de tendinitis que pueden aparecer por un esfuerzo indebido, la edad avanzada y demás causas

Los tendones son unos conectores que unen los músculos con los huesos y permiten que estos últimos se muevan. Son un factor imprescindible para el movimiento. Por ello, será fundamental cuidarlos y mantenerlos en buen estado.

Los tendones de algunas articulaciones son más sensibles que otros. Los hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos son los que sufren más lesiones por tendinitis. A su vez, hay diferentes causas que favorecen la aparición de esta dolencia.

A continuación te detallamos cuáles son las tendinitis más comunes, a qué se deben y cómo podemos tratarlas.

Tipos de tendinitis más comunes

  1. Tendinitis de hombro. Este tipo de lesión aparece en aquellos que practican deportes en que los brazos se tengan que levantar por encima de la cabeza y moviéndolos hacia adelante. La natación o el tenis son dos de estos deportes.
  2. El codo del tenista o epicondilitis. A pesar de su nombre, el tenis no es la única actividad que desencadena  este tipo de lesión. Incluso puede aparecer por el uso constante del ratón y el teclado del ordenador. Así, la causa más común es la torsión de la repetitiva de la muñeca.
  3. Tendinitis en las muñecas. La tenosinovitis de De Quervain o la estenosante del tendón flexor son de las lesiones de tendones de la muñeca más comunes. Muchas de estas dolencias se derivan de trabajos realizados con las manos. Existen algunas ortesis técnicas para evitar su aparición y permitir que vayan a más.
  4. Tendinitis rotuliana. Esta tendinitis afecta a  todas aquellas personas que practiquen deportes en los que el principal esfuerzo se centre en el tren inferior del cuerpo. Afecta a la rodilla y aparece en la práctica de deportes como el fútbol o el salto.
  5. Tendinitis de Aquiles. El tendón de Aquiles es el que conecta el talón con los músculos de las piernas. Este tipo de tendinitis aparece en corredores, saltadores o en la práctica de deportes que requieren cambios constantes de ritmo.

Causas

Los diferentes tipos de tendinitis son más comunes en personas de mediana y avanzada edad ya que los tendones pierden elasticidad con el paso de los años. Aún así, hay factores que aumentan el riesgo de padecerlas.

El esfuerzo excesivo, la tensión y las lesiones de las articulaciones, por ejemplo, son algunas de las causas que pueden originar la aparición de una tendinitis. También los movimientos repetitivos y bruscos poco habituales.

Por otro lado, hay enfermedades que pueden causar esta afección. Algunas de ellas son la artritis reumatoide, la gota, la lupus o la diabetes. Los altos niveles de colesterol en sangre, en ocasiones, también tienen relación con la aparición de tendinitis.

Tratamientos

El tratamiento que se aplicará a cada tendinitis irá directamente relacionado con la causa de su aparición.

En función de la gravedad de la tendinitis se recomendará seguir practicando deporte de manera más suave o, por lo contrario, el cese de la práctica durante un periodo de tiempo. La aplicación de frío y calor bajará  la inflamación del tendón afectado. Para ayudar a la recuperación, existen diferentes ortesis técnicas que mantienen la articulación en la posición más adecuada.  Consulta siempre con tu médico para conocer la magnitud de la lesión y el tratamiento más aconsejable.

Es importante saber que no se suele emplear la cirugía como tratamiento para la tendinitis.  Aun así, en situaciones de tendones rotos u hombro separado será necesario recurrir a ello. En estos casos, también existen diferentes ortesis que agilizarán el proceso post quirúrgico. Uno de ellos es el inmovilizador de hombro ligero 434CH de Teyder.

De esta forma, las tendinitis no son lesiones que aparezcan sólo por la práctica de algunos deportes. A partir de cierta edad, los tendones son más sensibles y, por lo tanto, más propenso a sufrir esta dolencia.

Desde Teyder trabajamos para mejorar la salud y el día a día de todos aquellos que sufran de alguna lesión como puede ser la tendinitis.