SEO Factoria | 27 de marzo de 2019 |

Gonartrosis o artrosis de rodilla: cómo estabilizar y aliviar el dolor

La gonartrosis o artrosis de rodilla es una patología degenerativa y crónica que, como su propio nombre indica, afecta a la articulación de la rodilla.

A pesar de que pueden sufrirla las personas jóvenes, lo más habitual es que sean los mayores de 50 años los que padezcan esta enfermedad que se caracteriza por el deterioro paulatino del cartílago y por el dolor y rigidez en la rodilla al caminar, estar de pie o subir y bajar escaleras.

Pero éste, aunque el más común, no es el único síntoma que presenta la gonartrosis. La inflamación de la articulación, su deformidad progresiva o la pérdida de funcionalidad son otras de las formas en que la artrosis de rodilla puede mostrarse.

¿Cómo se origina?

En la aparición de la gonartrosis, como en otros tipos de artrosis, no existe un único factor. Expertos en la materia como la Fundación Española de Reumatología, apuntan a la genética y a factores ambientales como la edad, el sobrepeso, el tipo de profesión o una actividad deportiva excesiva entre las causas de esta enfermedad.

También, a lesiones traumáticas y por sobreuso en menisco, ligamentos o el hueso articular. Y es que este tipo de procesos pueden provocar el desgaste de la articulación y originar la aparición de esta patología.

¿Cómo tratarla?

La artrosis de rodilla no tiene cura, pero sí que existen tratamientos que pueden retrasar su evolución y paliar sus síntomas..

Aunque en este artículo hacemos mención a los más habituales, es recomendable acudir a un especialista para que valore el estado de la rodilla y, en base al diagnóstico, determine los pasos a seguir.

  • Consumo de analgésicos y antiinflamatorios. Este tipo de fármacos tienen como objetivo disminuir el dolor y la hinchazón que muchos de los pacientes de artrosis de rodilla sufren. Como hemos comentado, su uso debe limitarse a prescripción médica.
  • Termoterapia y crioterapia. Al igual que los antiinflamatorios, los tratamientos de frío y calor tienen como objetivo facilitar el día a día de las personas con gonartrosis. Además de disminuir la inflamación, reducen el dolor y los espasmos musculares.

Las ortesis tienen como objetivo estabilizar la rodilla y paliar el dolor por la gonartrosis

  • Ejercicios para mejorar la funcionalidad y el tono muscular. Aunque correr es una actividad contraproducente para aquellas personas que padecen artrosis de rodilla, existen otras como nadar, caminar o ir en bicicleta que son beneficiosas para el paciente de gornartrosis. Ayudan a reducir el dolor, a mejorar la funcionalidad y a perder peso, una de las causas que origina el desgaste articular y que puede desencadenar y/o empeorar esta patología.
    Sería conveniente, además, consultar a un fisioterapeuta y que éste diseñe una tabla de ejercicios adaptada a nuestro caso y que tenga como objetivo mantener la fuerza y tono muscular.
  • Uso de ortesis de rodilla. Como los ejercicios para mejorar la funcionalidad, las ortesis de rodilla tienen como objetivo estabilizar esta articulación, paliar el dolor ocasionado por esta patología y mejorar la marcha.
    En Teyder disponemos de ortesis especialmente pensadas para las personas con artrosis de rodilla. Éste es el caso de las rodilleras 235RD, 525RD y 873RD. Elaboradas en tejido de punto tridimensional, en neopreno microperforado y en lana de angora respectivamente, están diseñadas para dar soporte, compresión y estabilización a la articulación.

artrosis de rodilla

¿Cómo prevenirla o retrasar su aparición?

La artrosis de rodilla es una patología muy unida a la edad y a la genética, pero también al sedentarismo. Realizar ejercicio de forma periódica y moderada no sólo es básico para evitar la obesidad y por tanto el exceso de presión sobre la articulación y su desgaste; también lo es para mantener la fuerza y tono muscular.

De la misma forma, factores como la alimentación jugarán un papel importante en este proceso. Comer de forma saludable e incluir en la dieta alimentos antiinflamatorios puede ser de utilidad para prevenir esta enfermedad.

En Teyder estamos especializados en ortesis de rodilla. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 5 de junio de 2018 |

La técnica es clave para evitar lesiones de rodilla en este deporte

Aumentan las temperaturas y, con ellas, las ganas de recuperar la figura y lucir un cuerpo perfecto en verano. Muchos optan por inscribirse en un gimnasio y, otros tantos, por practicar el deporte de moda: el running. Sin embargo, que todos podamos calzarnos unas zapatillas y correr no significa que todos estemos preparados para hacerlo. Para practicar este deporte, como para nadar o jugar al tenis, es necesario ir poco a poco y tomar ciertas precauciones. Sobre todo, si queremos evitar una de las dolencias más habituales del runner: las lesiones de rodilla.

A pesar de que hay otras partes del cuerpo susceptibles de lesionarse, la rodilla es una de las articulaciones que más se resiente con la práctica de este deporte. Es una de las que más impactos recibe y, por tanto, la que más posibilidades tiene de sufrir daños.

Pero, ¿cuáles son lesiones de rodilla más habituales en running y cómo podemos evitarlas? Os lo contamos.

Síndrome patelofemoral

Esta lesión es tan frecuente en runners que muchos la conocen con el nombre de rodilla del corredor. Se origina cuando los tejidos blandos y el hueso alrededor de la rótula se dañan debido a un mal movimiento de la rótula sobre el fémur.  

 

Cómo reconocerla. El síndrome patelofemoral suele presentarse en forma de dolor sordo debajo y alrededor de la rótula. Podemos notarlo cuando corremos, pero también cuando subimos escaleras, saltamos o permanecemos mucho tiempo sentados.

Cómo evitarla. Al igual que en otras lesiones de rodilla, la mejor forma de evitarla es tomar medidas antes de que aparezca. Además de calentar y de utilizar calzado adecuado, será conveniente que realicemos ejercicios de estiramiento y flexibilidad para los cuádriceps e isquiotibiales.

También será recomendable que fortalezcamos cuádriceps y abductores de cadera y que, en la medida de lo posible, mantengamos un peso corporal equilibrado. De esta forma conseguiremos que el impacto en la zona sea menor.

Cómo tratarla. Si se detectan a tiempo, este tipo de lesiones de rodilla tienen un buen pronóstico y no precisan de cirugía para resolverlas.  Por eso es tan importante que vayamos al médico y que éste realice un diagnóstico lo antes posible.

En un primer momento aplicará el protocolo RICE: descanso, hielo para bajar la inflamación, compresión y elevación. En este caso, puede ser de utilidad el uso de ortesis de rodilla como la Sport One, abierta y con gel frío/calor para aliviar el dolor.

Después, será necesario realizar los mismos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que hemos comentado anteriormente.

 

Síndrome de la cintilla iliotibial

Como explicamos en otro artículo, consiste en una inflamación de la zona lateral de esta articulación que se produce por la fricción entre el tendón de la cintilla iliotibial y el cóndilo lateral de fémur.

Cómo reconocerla. Si notamos un dolor en la parte externa de la rodilla que crece a los pocos minutos de empezar a correr y se intensifica en terrenos irregulares o en pendiente, lo más posible es que se trate del Síndrome de la cintilla iliotibial.

Cómo evitarla. A diferencia de otras lesiones de rodilla, ésta no es consecuencia de un traumatismo. Se produce por sobreuso y la mejor forma de prevenir su aparición es perfeccionando la técnica y tomando en cuenta algunos consejos.

Será necesario, por ejemplo, reducir la zancada al correr, disminuir los entrenamientos en asfalto o en terrenos con mucha pendiente y evitar cruzar los pies en carrera.

Cómo tratarla. Lo primero que deberemos hacer es acudir a un médico para que nos facilite un diagnóstico. Si sufrimos Síndrome de cintilla iliotibial, lo más probable es que nos recomiende reposo hasta que la inflamación baje y, a medida que el dolor disminuya, ejercicios para fortalecer los abductores de la cadera y estiramientos de la cintilla.

 

Tendinitis rotuliana

También conocida como rodilla del saltador, esta lesión se origina cuando hay inflamación en el tendón rotuliano por sobreuso.

lesiones de rodilla

Cómo reconocerla. Si la sufrimos, posiblemente sintamos un intenso dolor en la parte frontal de la rodilla, justo debajo de la rótula. También podemos notar cierta rigidez en la zona o, inclusive, debilidad en la articulación.

Cómo evitarla. Fortalecer los cuádriceps será de vital importancia para prevenir esta lesión y futuras recaídas. También, mejorar nuestra técnica, calentar antes de cada sesión, realizar estiramientos de cadera y cuádriceps y evitar el sobreentrenamiento.

Otro punto a tener en cuenta es el calzado. Deberemos correr con uno adecuado al tipo de disciplina y adaptado a nuestra pisada.

Cómo tratarla. La detección precoz es clave para su tratamiento y pronta recuperación. Si la lesión es leve, se recomienda reducir la actividad física, aplicar hielo para bajar la inflamación y realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la rodilla y los músculos que aguantan el peso.

También, utilizar cintas rotulianas como la Neothermik o la Sport One. Ayudarán a reducir el dolor en la zona y a recuperarnos de esta lesión. 

En caso de que la lesión sea grave, podría ser necesaria la intervención quirúrgica.

 

 

Teyder, fabricantes de ortopedia deportiva, te ayudamos a prevenir o solucionar lesiones de rodilla en running

 

SEO Factoria | 24 de abril de 2017 |

Síntomas y tratamientos para el dolor de rodilla debido al crecimiento

Durante la adolescencia es muy común sufrir dolores en las extremidades, especialmente en las rodillas. Se trata de dolores surgidos por el crecimiento y que se manifiestan con mayor intensidad en los jóvenes que practican deportes como el fútbol, baloncesto, salto, ballet, patinaje artístico, gimnasia rítmica, etc.

El dolor de rodilla por el crecimiento – también conocido como enfermedad de Osgood-Schlatter- surge cuando se produce un estiramiento fuerte y repetido de la rodilla con acciones como correr, saltar, arrodillarse… Los síntomas aparecen cuando el cartílago de la rodilla -situado en la parte superior de la tibia- se resiente e inflama, incluso puede llegar a fracturarse.

Tratar el dolor de rodilla durante la adolescencia evitará su aparición en la edad adulta

Esta enfermedad suele presentarse en adolescentes de entre 10 y 15 años, una edad que se anticipa hasta dos años en el caso de las mujeres. Si no se trata como es debido, la patología de Osgood-Schlatter puede alargarse hasta la edad adulta, reduciendo la calidad de vida de quienes la sufren.

Síntomas

  • Hinchazón y sensibilidad. La zona del cartílago está inflamada, por lo que es más sensible cuando se ejerce presión sobre ella o se toca, aunque sea levemente.
  • Tensión en los músculos. Los músculos que se encuentran alrededor de la rodilla -isquiotibiales y cuádriceps- sufrirán mayor tensión de la habitual.
  • Dolor. Es importante saber que el dolor de rodilla empeora cuando se realiza ejercicio y se alivia durante el descanso, por lo que lo recomendable será descansar durante un período de tiempo cuando el dolor sea intenso.
  • Cojera. El dolor que se deriva de la enfermedad de Osgood-Schlatter puede ser bastante intenso en algunas ocasiones, lo que puede producir cojera. Esta consecuencia se produce en especial después de hacer ejercicio, que es cuando el dolor es más pronunciado.

Tratamientos

Siempre que la enfermedad de Osgood-Schlatter se manifieste como una simple molestia, esta se podrá aliviar con remedios bastante habituales:

  • Aplicación de hielo. Aplicar hielo o una toalla fría sobre la zona -antes y después de hacer ejercicio- mejorará la intensidad del dolor
  • Uso de rodilleras. Ante el dolor o lesiones en las extremidades, es recomendable el uso de ortesis para protegerlas. En Teyder contamos con la como la Cinta Rotuliana Infrapatelar 539RD, un tipo de rodillera especialmente creada para tratar la enfermedad de Osgood-Schlatter.
  • Mantén la pierna y rodilla elevadas. Mientras estés en casa o en reposo será positivo que mantengas la pierna y rodilla elevadas. De este modo, aliviarás las molestias.

Por otro lado, cuando las molestias aumenten en intensidad, será necesario que acudas a tu médico. Él te podrá prescribir soluciones adecuadas como las siguientes:

  • Analgésicos. Tu médico podrá recetarte analgésicos u otros medicamentos con el fin de reducir la hinchazón y dolor de rodilla.
  • Ejercicios. Si realizas ejercicios a diario para fortalecer los músculos de alrededor de la rodilla – como los cuádriceps- mejorarás el sistema extensor, disminuyendo el dolor por el crecimiento. Acude a tu médico y descubre cuáles son los ejercicios más idóneos para tu caso.
  • Pérdida de peso. El sobrepeso es una de las causas de la enfermedad de Osgood-Schlatter. Si es tu caso, lo ideal será que pierdas peso de manera controlada. Para ello tendrás que consultar a tu médico y, si él confirma que esta es la causa, te recomendará y hará un seguimiento de la dieta más adecuada para ti.

En Teyder contamos con las Ortesis Técnicas más destacadas y eficientes del

mercado para mejorar la calidad de vida de las personas.

SEO Factoria | 17 de enero de 2017 |

Cómo evitar las lesiones del running más frecuentes y qué ortesis utilizar para proteger tus articulaciones

El running está de moda y todo el mundo lo practica hoy en día. Ya sea para estar en forma, para liberar estrés o, simplemente, porque es una disciplina que gusta, es fácil encontrar corredores a cualquier hora del día en los parques o zonas más concurridos de la ciudad. Pero con su práctica, igual que con cualquier otro deporte, también llegan las lesiones, conocidas como lesiones de running o runner o lesiones del corredor.

A continuación te mostramos un listado con las lesiones de running más comunes, a qué se deben y cómo pueden tratarse.

Tendinitis rotuliana o rodilla del corredor 

La tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón rotuliano (tejido que une la rótula a la tibia) y que se puede producir tanto por repetidos movimientos como por sobrecarga.

Estos movimientos o sobrecarga se dan por el rebote que se produce cuando corremos, provocando que el tendón se resienta y derive en una lesión.

Si no se trata, esta lesión puede acabar empeorando con el tiempo. Desde Teyder te traemos la cinta rotuliana infrapatelar 539RD para ayudarte con el tratamiento en caso de que ya tengas la lesión o seas un corredor de running asiduo.

Periostitis Tibial o estrés tibial

Este tipo de lesión se basa en la inflamación de la membrana que recubre los huesos de la zona de la tibia y aparece cuando se incrementa la carga del entrenamiento o se varía de calzado o terreno.

Para de evitar su aparición, se recomienda comprar unas deportivas de running ajustadas a las condiciones de cada corredor, así como el uso de plantillas. En caso de que se sufra la lesión, es recomendable aplicar hielo en la zona, mantener la pierna en posición elevada e interrumpir la práctica de running durante unos días.

Fascitis plantar

Se trata de la inflamación de una zona determinada de la planta del pie próxima al talón que produce dolor con la simple acción de pisar el suelo.

Esta dolencia no solo afecta a corredores, sino también a saltadores, embarazadas o personas con sobrepeso y la manera de disminuir el dolor es reduciendo la intensidad en los ejercicios, haciendo reposo o siguiendo las recomendaciones de un médico si se trata de un caso grave.

En Teyder disponemos del 465TB o del 466TB, dos estabilizadores de tobillo que te ayudarán en la recuperación de una lesión de fascitis plantar.

Tendinitis aquílea o del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es aquel que conecta los músculos de la zona de los gemelos con el talón. La aparición de una lesión en esta zona puede afectarnos en el día a día y es una de esas lesiones de running que nos pueden dejar durante meses sin poder practicar este deporte.

Lo que debemos hacer para evitar una lesión de esta magnitud es ejercitar nuestro tren inferior, no solo para ganar fuerza sino también flexibilidad; usar un calzado adecuado a nuestras condiciones de corredor.

En Teyder encontrarás la tobillera elástica 884TB que proporciona sujeción en la zona del tobillo para evitar la aparición de lesiones de este tipo o disminuir su grado.


Esguince de tobillo 

La práctica de running por superficies irregulares o resbaladizas aumenta el riesgo de sufrir un esguince de tobillo ya que este se produce por un tirón o torcedura.

En caso de que se sufra una lesión de este tipo, se tendrá que guardar reposo, mantener la pierna en alto y aplicar frío en la zona del tobillo.

En Teyder recomendamos el uso de una tobillera como la 484TB , una tobillera deportiva que permite aplicar frío o calor en la zona afectada por una lesión.

Estas son algunas de las lesiones más comunes en la práctica de este deporte. En Teyder queremos ayudar en la prevención y tratamiento de las lesiones de running y mejorar tu día a día.

SEO Factoria | 30 de junio de 2014 |

Un moderno y práctico producto hecho a medida y customizable ideado para sustituir a las incómodas férulas

El sistema de inmovilización a medida, Zipper, es una de las últimas novedades que lanza la empresa española TEYDER S.L. Una auténtica revolución dentro del mundo de la ortesis, que sustituye a las incómodas y pesadas escayolas. Se acabó el sufrir con las molestas prótesis de yeso que impedían una correcta limpieza y un buen mantenimiento. Ahora con Zipper, el mundo de la ortesis da un paso adelante mejorando la calidad de vida del paciente que debe mantener inmovilizada la extremidad dañada.

Fabricado con tejido de rizo tipo toalla y con un agradable acabado en microfibra, Zipper está ideado para facilitar la transpiración y generar una sensación de bienestar y confort en la zona inmovilizada. El tejido está tratado con tres tipos de microcápsulas: neutralizadoras de malos producidos por la transpiración, aromáticas e hidratantes de la piel, manteniendo así la zona afectada, fresca y perfumada. Además, su mezcla de componentes activos previene la irritación de la capa superior de la piel.

Zipper es impermeable, limitando así la proliferación de gérmenes, y siendo suficiente un paño húmedo para mantenerlo limpio. Los acabados de confección están cuidados hasta el más mínimo detalle, con costuras selladas, y diferentes combinaciones de colores adecuados a la elección del paciente y su edad, aportando así un aspecto novedoso y moderno a la ortesis. Los modelos de una sola cremallera cuentan, además, con una costura sellada con cinta decorativa, que actúa en forma de visagra, facilitando la abertura para proceder a las periódicas inspecciones y curas médicas.

Zipper es un producto único e innovador que ofrece grandes ventajas al paciente:

  • Tejido transpirable, con microcápsulas que eliminan el olor
  • Fácil de quitar y poner
  • Protege la piel y ayuda a regenera
  • Transparente a los Rayos X
  • Recuperación más rápida
  • Disminución de la artrofia muscular
  • Control de la heridas abiertas
  • Acabados personalizables
SEO Factoria | 10 de junio de 2014 |

La tendinitis o bursitis generalmente involucra al hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla y dolor en los tobillos. El dolor que provoca puede ser muy grave y frecuentemente aparece de forma repentina. Al igual que en la artritis, el dolor es peor durante el movimiento. A diferencia de la artritis, algunas veces, el dolor se genera en partes del cuerpo lejos de una articulación.

La tendinitis a menudo es causada por el uso repetitivo (uso excesivo). Aunque el problema puede reaparece o ser crónico (a largo plazo) en algunas personas, es más frecuente a corto plazo, sobre todo si se trata a tiempo.

Datos Importantes

  • La tendinitis y la bursitis son la inflamación o degeneración (descomposición) de los tejidos blandos alrededor de los músculos y los huesos.
  • El tratamiento inmediato incluye el RICE: reposo, hielo, compresión y elevación.
  • Las señales graves incluyen rápido empeoramiento del dolor, enrojecimiento e hinchazón o incapacidad repentina para mover una articulación.

¿Qué es la tendinitis?

Los tendones son estructuras  similares cordones localizados en un músculo que se estrecha hacia abajo para conectar a un hueso. El tendón es más fibroso y denso que el músculo carnoso y elástico. Un tendón transmite la fuerza del músculo al hueso para general movimiento. Generalmente, la tendinitis es muy sensible al tacto.

¿Qué es la bursitis?

La bursitis es la inflamación de la bursa. Esta pequeña bolsa actúa como amortiguador entre las estructuras en movimiento (huesos, músculos, tendones y piel). Si un músculo o tendón está tirando alrededor de la esquina de un hueso, o sobre un hueso, una bursa saludable lo protege del desgaste y de la tensión. Cuando una bursa se inflama, puede ser muy doloroso, incluso durante el reposo. 

¿Cuáles son las causas de la la tendinitis y la bursitis?

La tendinitis puede generarse debido a una lesión intensa repentina. Sin embargo, con mayor frecuencia es el resultado de una repetida lesión leve de ese tendón. Los médicos lo denominan esfuerzo repetitivo o uso excesivo. Por ejemplo:

  • Pintar un techo durante cuatro horas o más, escribir durante largas horas, una posición corporal inadecuada durante el uso de un teclado, cortar o serruchar pueden provocar una tendinitis o bursitis a los días u horas trascurridas.
  • Apretar con fuerza durante el uso de herramientas o mientras se conduce mucho tiempo.
  • El uso de un revés, sobre todo con una sola mano, en un juego de principios de temporada de tenis (“codo de tenista”).
  • El uso inadecuado de zapatos para correr o no recibir la preparación correcta antes de hacer deportes.

En raras ocasiones, algunos medicamentos pueden causar tendinitis y rotura del tendón (desgarro espontáneo). Estos incluyen antibióticos fluoroquinolonas y las estatinas (fármacos que reducen el colesterol).

¿Cómo se diagnostica la tendinitis y bursitis?

Para determinar la causa de estos problemas, el médico le pregunta sobre su historia clínica y realiza un examen físico cuidadoso. La sensibilidad a lo largo del tendón o su cubierta (cubierta externa), o en un punto específico en el tendón sugiere tendinitis. El dolor es provocado cuando el músculo al que está unido el tendón trabaja contra la resistencia como parte del examen.

Al comienzo, la mayoría de los pacientes no necesitan estudios de imagen como radiografías, imágenes por resonancia magnética (generalmente denominado MRI) o ecografías. Los estudios de imagen y la sangre se realizan sólo si el problema persiste o no desaparece. Un análisis de sangre puede ayudar a detectar una infección. Los signos de una infección incluyen enrojecimiento, calor e hinchazón. Si la bursitis es provocada por la infección, el líquido debe ser drenado de la bursa al instante y estudiado inmediatamente.

¿Cómo se tratan la tendinitis y la bursitis?

El tratamiento depende de la causa. Cuando hay un uso exesivo o lesión, se debe reducir la fuerza o la tensión que lo causa. Si la tendinitis está relacionada con el trabajo, el médico o el fisioterapeuta deben revisar la ergonomía apropiada, para que pueda trabajar con seguridad. Algunos pacientes pueden necesitar asesoramiento para la protección de las articulaciones y soporte en la región afectada. Existen pocas pruebas de que el ultrasonido terapéutico ayuda a estos problemas, y la mayoría de los médicos no lo recomiendan.

El tratamiento puede consistir en cualquiera de los siguientes.

Descanso. Debe descansar la extremidad lesionada o la articulación, al menos durante un tiempo corto. Lo más probable es que al no descansar los síntomas continúen. Si el problema se encuentra en la cadera, la pierna o el pie, es posible que tenga que suspender las actividades de soporte de peso estresantes por un período corto. Esto permite que la inflamación disminuya.

Hielo. El hielo puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Colóquese hielo en la zona afectada durante 10 a 15 minutos una o dos veces al día.

Medicamentos. Si el dolor persiste, es posible que necesite fármacos antiinflamatorios no esteroideos (generalmente conocidos como AINES), como por ejemplo la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno. Las formas tópicas (aplicado a la piel) de los AINE ya están disponibles y pueden reducir el dolor y la inflamación sin malestar estomacal. El acetaminofeno (Tylenol) también puede ayudar a aliviar el dolor.

Las inyecciones de corticoesteroides pueden brindar alivio a corto plazo en ciertos tipos de tendinitis, y pueden considerarse si usted es incapaz de tomar AINES.

Si existe una infección, con mayor frecuencia necesitará un antibiótico apropiado. (El drenaje diario de líquido con una aguja también puede ser necesario.)

Si se encuentran cristales de gota en el líquido articular, existen medicamentos que controlan la enfermedad.

 

SPORT-ONE-RODILLERA
Soportes. El uso de un bastón en la mano opuesta puede ayudar a una cadera dolorosa. Las férulas o aparatos ortopédicos para la parte afectada del cuerpo ayudan descansar y reducir la tensión en el cuerpo. Los soportes disponibles para la venta pueden ser suficientes. En el caso contrario, es posible que necesite soportes a medida y remitirse a un terapeuta ocupacional.

Para la tendinitis de tobillo, es posible que necesite aparatos ortopédicos para reducir la tensión en el tobillo o en el pie. Un aparato ortopédico es un dispositivo que va dentro del zapato, lo que cambia el apoyo y el ángulo del pie. Esto mejora la mecánica del pie y alivia el dolor o la presión. Pueden ser por encargo a medida o los artículos disponibles para la venta.

La terapia física. Algunos problemas en los tendones no desaparecen a pesar del tratamiento estándar. Si la tendinitis dura más de unas pocas semanas, es posible que necesite una derivación a un fisioterapeuta o un reumatólogo. El médico o terapeuta puede brindarle ejercicios para mantener la fuerza y el funcionamiento. Si la tendinitis o bursitis ha comenzado a limitar el movimiento de la articulación, o ya restringe el movimiento, consultar a un fisioterapeuta es una buena idea. Por ejemplo, si el dolor en el hombro se ha ido, pero ya no puede levantar el brazo tan alto como su brazo saludable, un “hombro congelado” u otros problemas del manguito rotatorio se están desarrollando. Puede evitar este problema con un tratamiento inmediato.

Cirugía. Si luego de unos meses de tratamiento la tendinitis aun limita una actividad esencial, es posible que considere la cirugía. Pídale a su médico que lo derive a un especialista con experiencia.

Algunos pacientes con una infección o adherencias del tendón o bursa pueden necesitar una inyección de cortisona o una operación.

Una complicación posiblemente grave de la tendinitis es la ruptura de un tendón. La rotura más común es el desgarro del tendón de Aquiles en la pantorrilla. Generalmente, necesita cirugía.

Prevención

Existen ciertas maneras de prevenir que se generen estos problemas. Estos consejos se aplican a todas las articulaciones:

Antes de que el ejercicio enérgico, hay que pre-calentar y estirar.

Entrenamiento apropiado para una nueva actividad. Aumentar paulatinamente la intensidad de su entrenamiento.

Ejercitar y hacer deporte diariamente o casi todos los días y no sólo los fines de semana.

Aprender y mantener la postura y la mecánica del cuerpo apropiadas.

Asegúrese de que el equipo deportivo sea del tamaño correcto y que le quede bien, y que esté diseñado para el deporte que está practicando.

Evite permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo. Tome descansos o cambie de posición cada 20-40 minutos.

Deje de realizar cualquier actividad que cause dolor.

Evite comportamientos compulsivos, como por ejemplo “¡Finalizaré este trabajo, aunque me cueste la vida!”

¿CUÁL ES EL impacto Más Amplio en la salud de la Tendinitis y Bursitis?

La tendinitis o bursitis en el hombro puede llegar a ser un problema mayor si el hombro se vuelve rígido. Es importante hacer ejercicios de rango de movimiento, como el estiramiento, cada día. Esto preserva el movimiento en la articulación del hombro.

Convivir con tendinitis o bursitis

La tendinitis o bursitis pueden ser dolorosas. Busque atención médica oportuna para evitar la rigidez articular y problemas crónicos que pueden ocasionarle. También es importante descansar la extremidad o la articulación, por lo menos hasta que el movimiento esté libre de dolor. Generalmente, no descansar provoca una demora en la cura.

Puntos para tener en cuenta

  • Descanse el tendón adolorido. Evite actividades pesadas o cualquier actividad que cause dolor.
  • Colocar hielo en el área afectada durante 10 a 15 minutos una o dos veces al día.
  • Busque ayuda médica inmediatamente si el dolor empeora, si aparece enrojecimiento e hinchazón o si el problema no mejora de 3 a 6 semanas.
  • Evitar el uso excesivo de cualquier parte del cuerpo, como por ejemplo realizar el mismo movimiento una y otra vez.
  • Haga ejercicios de calentamiento a un ritmo relajado antes de realizar actividad enérgica.

Para más información

La Universidad Estadounidense de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés) compiló esta lista con el fin de brindarle un punto de partida para que realice investigaciones adicionales por su cuenta. El ACR no respalda ni mantiene estos sitios web, ni tampoco es responsable de la información o las declaraciones allí publicadas. Lo más recomendable es que siempre consulte con su reumatólogo antes de tomar decisiones con respecto a su tratamiento y para obtener mayor información .

 Actualizado en Febrero del 2013

Escrito por William P. Docken, MD, y revisado por la Comisión de Marketing y Comunicaciones de la Universidad Estadounidense de Reumatología.

Esta hoja de datos para pacientes se proporciona solamente para brindar educación general. Las personas deben consultar por atención médica calificada para un asesoramiento profesional, diagnóstico y el tratamiento de una afección médica o de salud.

© 2013 Universidad Estadounidense de Reumatología