SEO Factoria | 26 de junio de 2019 |

Las ortesis deportivas te ayudan a proteger tus articulaciones

¿Sabéis qué tienen en común el running, el tenis, el fútbol o el voleibol? Todos ellos son deportes de alto impacto. Disciplinas que implican despegar los pies del suelo y que, cuando chocan contra él, generan un fuerte impacto en nuestras articulaciones y aumentan el riesgo de sufrir lesiones. De ahí que sea tan importante cuidarlas antes, durante y después de cada entrenamiento. Y de ahí, también, que el uso de ortesis deportivas como las de las gamas Sport One o Neothermik de Teyder sea una herramienta clave en este proceso.

 

¿Queréis saber por qué?

Os damos cinco buenas razones para incorporar las ortesis deportivas en vuestros entrenamientos.

1. Disminuye la sensación de fatiga

Las ortesis deportivas son prendas que ejercen una leve compresión en la musculatura. Esta acción favorece el retorno venoso, facilitando el riego de sangre y la oxigenación de los músculos y, con ello, la reducción de la fatiga durante el entrenamiento.

2. Mejoran el rendimiento

El uso de prendas de compresión como tobilleras, cintas o rodilleras nos ayudan a minimizar la fatiga y, por tanto, a aumentar nuestro rendimiento durante la práctica de deportes de alto impacto.

3. Previenen las lesiones

La incorporación de ortesis deportivas a nuestros entrenamientos no solo nos ayuda a reducir el cansancio; también a prevenir lesiones. Y es que estas prendas comprimen los músculos y tendones mientras corremos o saltamos y, gracias a ello, evitan que se dañen como consecuencia del impacto.

4. Ayudan a sobreponernos tras un entrenamiento

Las ortesis deportivas están pensadas para su uso durante el entrenamiento, pero también para su utilización después de la práctica de deportes de alto impacto. Y es que, como hemos comentado con anterioridad, el efecto compresivo –y en algunos casos, térmicos- que ejercen estas prendas favorece el riego sanguíneo y la eliminación de las sustancias de desecho que se generan durante la práctica deportiva.

Este es el caso de prendas como la Sport One o Neothermik. Dos gamas de ortesis, especialmente diseñadas para prevenir las lesiones deportivas y ayudar al deportista a recuperarse de estas dolencias y a mejorar su rendimiento y bienestar.

TEYDER_SPORTONE

5. Ayudan en la rehabilitación

Las ortesis deportivas nos ayudan a prevenir lesiones, pero también a recuperarnos de ellas. Gracias al efecto de soporte, sujeción y estabilización que ejercen, limitan la flexión de la articulación – que no su movimiento- y evitan que se sobrecarguen en exceso. Y no solo eso: ortesis como la Neothermik, además, aumentan la temperatura corporal, facilitando así la regulación sanguínea y aliviando el dolor y la tensión en la zona dañada.

Dos acciones que promueven su recuperación y que, en función de la tipología y grado de la lesión, permiten que el deportista continúe con los entrenamientos durante el proceso de rehabilitación.

Las ortesis deportivas ayudan a prevenir las lesiones durante los entrenamientos

¿Qué ortesis deportiva elegir?

No es lo mismo una cinta rotuliana que una tobillera. Cada ortesis está pensada para un caso concreto. Por eso recomendamos que, antes de incorporarla a la práctica deportiva, consultemos con un fisioterapeuta o un especialista en ortopedia. Ellos nos indicará qué prenda escoger teniendo en cuenta el entrenamiento que vayamos a realizar y, también, qué talla se adecue a nuestra complexión. No podemos olvidar que, para que cumpla su función, debe adaptarse completamente a la zona.

En caso de sufrir lesión, siempre deberemos seguir las instrucciones del médico y utilizar aquella ortesis deportiva que nos recomiende.

En Teyder estamos especializados en ortesis deportivas. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 5 de junio de 2018 |

La técnica es clave para evitar lesiones de rodilla en este deporte

Aumentan las temperaturas y, con ellas, las ganas de recuperar la figura y lucir un cuerpo perfecto en verano. Muchos optan por inscribirse en un gimnasio y, otros tantos, por practicar el deporte de moda: el running. Sin embargo, que todos podamos calzarnos unas zapatillas y correr no significa que todos estemos preparados para hacerlo. Para practicar este deporte, como para nadar o jugar al tenis, es necesario ir poco a poco y tomar ciertas precauciones. Sobre todo, si queremos evitar una de las dolencias más habituales del runner: las lesiones de rodilla.

A pesar de que hay otras partes del cuerpo susceptibles de lesionarse, la rodilla es una de las articulaciones que más se resiente con la práctica de este deporte. Es una de las que más impactos recibe y, por tanto, la que más posibilidades tiene de sufrir daños.

Pero, ¿cuáles son lesiones de rodilla más habituales en running y cómo podemos evitarlas? Os lo contamos.

Síndrome patelofemoral

Esta lesión es tan frecuente en runners que muchos la conocen con el nombre de rodilla del corredor. Se origina cuando los tejidos blandos y el hueso alrededor de la rótula se dañan debido a un mal movimiento de la rótula sobre el fémur.  

 

Cómo reconocerla. El síndrome patelofemoral suele presentarse en forma de dolor sordo debajo y alrededor de la rótula. Podemos notarlo cuando corremos, pero también cuando subimos escaleras, saltamos o permanecemos mucho tiempo sentados.

Cómo evitarla. Al igual que en otras lesiones de rodilla, la mejor forma de evitarla es tomar medidas antes de que aparezca. Además de calentar y de utilizar calzado adecuado, será conveniente que realicemos ejercicios de estiramiento y flexibilidad para los cuádriceps e isquiotibiales.

También será recomendable que fortalezcamos cuádriceps y abductores de cadera y que, en la medida de lo posible, mantengamos un peso corporal equilibrado. De esta forma conseguiremos que el impacto en la zona sea menor.

Cómo tratarla. Si se detectan a tiempo, este tipo de lesiones de rodilla tienen un buen pronóstico y no precisan de cirugía para resolverlas.  Por eso es tan importante que vayamos al médico y que éste realice un diagnóstico lo antes posible.

En un primer momento aplicará el protocolo RICE: descanso, hielo para bajar la inflamación, compresión y elevación. En este caso, puede ser de utilidad el uso de ortesis de rodilla como la Sport One, abierta y con gel frío/calor para aliviar el dolor.

Después, será necesario realizar los mismos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que hemos comentado anteriormente.

 

Síndrome de la cintilla iliotibial

Como explicamos en otro artículo, consiste en una inflamación de la zona lateral de esta articulación que se produce por la fricción entre el tendón de la cintilla iliotibial y el cóndilo lateral de fémur.

Cómo reconocerla. Si notamos un dolor en la parte externa de la rodilla que crece a los pocos minutos de empezar a correr y se intensifica en terrenos irregulares o en pendiente, lo más posible es que se trate del Síndrome de la cintilla iliotibial.

Cómo evitarla. A diferencia de otras lesiones de rodilla, ésta no es consecuencia de un traumatismo. Se produce por sobreuso y la mejor forma de prevenir su aparición es perfeccionando la técnica y tomando en cuenta algunos consejos.

Será necesario, por ejemplo, reducir la zancada al correr, disminuir los entrenamientos en asfalto o en terrenos con mucha pendiente y evitar cruzar los pies en carrera.

Cómo tratarla. Lo primero que deberemos hacer es acudir a un médico para que nos facilite un diagnóstico. Si sufrimos Síndrome de cintilla iliotibial, lo más probable es que nos recomiende reposo hasta que la inflamación baje y, a medida que el dolor disminuya, ejercicios para fortalecer los abductores de la cadera y estiramientos de la cintilla.

 

Tendinitis rotuliana

También conocida como rodilla del saltador, esta lesión se origina cuando hay inflamación en el tendón rotuliano por sobreuso.

lesiones de rodilla

Cómo reconocerla. Si la sufrimos, posiblemente sintamos un intenso dolor en la parte frontal de la rodilla, justo debajo de la rótula. También podemos notar cierta rigidez en la zona o, inclusive, debilidad en la articulación.

Cómo evitarla. Fortalecer los cuádriceps será de vital importancia para prevenir esta lesión y futuras recaídas. También, mejorar nuestra técnica, calentar antes de cada sesión, realizar estiramientos de cadera y cuádriceps y evitar el sobreentrenamiento.

Otro punto a tener en cuenta es el calzado. Deberemos correr con uno adecuado al tipo de disciplina y adaptado a nuestra pisada.

Cómo tratarla. La detección precoz es clave para su tratamiento y pronta recuperación. Si la lesión es leve, se recomienda reducir la actividad física, aplicar hielo para bajar la inflamación y realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la rodilla y los músculos que aguantan el peso.

También, utilizar cintas rotulianas como la Neothermik o la Sport One. Ayudarán a reducir el dolor en la zona y a recuperarnos de esta lesión. 

En caso de que la lesión sea grave, podría ser necesaria la intervención quirúrgica.

 

 

Teyder, fabricantes de ortopedia deportiva, te ayudamos a prevenir o solucionar lesiones de rodilla en running

 

SEO Factoria | 17 de enero de 2017 |

Cómo evitar las lesiones del running más frecuentes y qué ortesis utilizar para proteger tus articulaciones

El running está de moda y todo el mundo lo practica hoy en día. Ya sea para estar en forma, para liberar estrés o, simplemente, porque es una disciplina que gusta, es fácil encontrar corredores a cualquier hora del día en los parques o zonas más concurridos de la ciudad. Pero con su práctica, igual que con cualquier otro deporte, también llegan las lesiones, conocidas como lesiones de running o runner o lesiones del corredor.

A continuación te mostramos un listado con las lesiones de running más comunes, a qué se deben y cómo pueden tratarse.

Tendinitis rotuliana o rodilla del corredor 

La tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón rotuliano (tejido que une la rótula a la tibia) y que se puede producir tanto por repetidos movimientos como por sobrecarga.

Estos movimientos o sobrecarga se dan por el rebote que se produce cuando corremos, provocando que el tendón se resienta y derive en una lesión.

Si no se trata, esta lesión puede acabar empeorando con el tiempo. Desde Teyder te traemos la cinta rotuliana infrapatelar 539RD para ayudarte con el tratamiento en caso de que ya tengas la lesión o seas un corredor de running asiduo.

Periostitis Tibial o estrés tibial

Este tipo de lesión se basa en la inflamación de la membrana que recubre los huesos de la zona de la tibia y aparece cuando se incrementa la carga del entrenamiento o se varía de calzado o terreno.

Para de evitar su aparición, se recomienda comprar unas deportivas de running ajustadas a las condiciones de cada corredor, así como el uso de plantillas. En caso de que se sufra la lesión, es recomendable aplicar hielo en la zona, mantener la pierna en posición elevada e interrumpir la práctica de running durante unos días.

Fascitis plantar

Se trata de la inflamación de una zona determinada de la planta del pie próxima al talón que produce dolor con la simple acción de pisar el suelo.

Esta dolencia no solo afecta a corredores, sino también a saltadores, embarazadas o personas con sobrepeso y la manera de disminuir el dolor es reduciendo la intensidad en los ejercicios, haciendo reposo o siguiendo las recomendaciones de un médico si se trata de un caso grave.

En Teyder disponemos del 465TB o del 466TB, dos estabilizadores de tobillo que te ayudarán en la recuperación de una lesión de fascitis plantar.

Tendinitis aquílea o del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es aquel que conecta los músculos de la zona de los gemelos con el talón. La aparición de una lesión en esta zona puede afectarnos en el día a día y es una de esas lesiones de running que nos pueden dejar durante meses sin poder practicar este deporte.

Lo que debemos hacer para evitar una lesión de esta magnitud es ejercitar nuestro tren inferior, no solo para ganar fuerza sino también flexibilidad; usar un calzado adecuado a nuestras condiciones de corredor.

En Teyder encontrarás la tobillera elástica 884TB que proporciona sujeción en la zona del tobillo para evitar la aparición de lesiones de este tipo o disminuir su grado.


Esguince de tobillo 

La práctica de running por superficies irregulares o resbaladizas aumenta el riesgo de sufrir un esguince de tobillo ya que este se produce por un tirón o torcedura.

En caso de que se sufra una lesión de este tipo, se tendrá que guardar reposo, mantener la pierna en alto y aplicar frío en la zona del tobillo.

En Teyder recomendamos el uso de una tobillera como la 484TB , una tobillera deportiva que permite aplicar frío o calor en la zona afectada por una lesión.

Estas son algunas de las lesiones más comunes en la práctica de este deporte. En Teyder queremos ayudar en la prevención y tratamiento de las lesiones de running y mejorar tu día a día.