SEO Factoria | 30 de abril de 2021 |

La autonomía y manejabilidad, claves en la elección de un scooter para personas mayores

La aparición de los scooters ha supuesto un antes y un después en la vida de las personas mayores o con movilidad reducida. También de sus familiares. Y es que, gracias a estas ayudas técnicas, los ciudadanos con limitaciones de movilidad pueden desplazarse de forma autónoma y segura por la ciudad sin precisar de cuidador o acompañante. Son rápidos, son fáciles de utilizar y cuentan con baterías que garantizan su autonomía.

Pero, ¿cómo elegir un scooter para personas mayores o con movilidad reducida? ¿Qué elementos valorar antes de decantarnos por un modelo u otro? Compartimos los más importantes:

1. Ruedas

El número y tamaño de ruedas determina tanto la estabilidad como el rango de giro del scooter para personas mayores o con movilidad reducida. Por eso, es necesario tenerlo en cuenta antes de decidirse por un vehículo u otro.

Si optamos por uno de tres ruedas, tendremos más movilidad en los giros. Si por el contrario, nos decantamos por uno de cuatro o cinco, ganaremos en estabilidad y seguridad.

Además, será necesario que las ruedas aporten solidez y firmeza en los desplazamientos. Por eso, deberán ser macizas y estar preparadas para circular por diferentes terrenos.

                                                           

2. Baterías

El tamaño de las baterías es fundamental a la hora decidirnos por una ayuda técnica u otra. De su capacidad dependerá la autonomía del scooter y, por tanto, la de su usuario. Si no necesitamos pasar muchas horas fuera de casa, podemos optar por una batería de 24V 6 AH. Si precisamos de mayor autonomía, será aconsejable decantarnos por una de 12V 75AH.

3. Asiento

El asiento del scooter es clave para la comodidad del usuario. De ahí, que debamos fijarnos tanto en el material con que ha sido fabricado como en su versatilidad. ¿Se puede adaptar su altura y posición? ¿Cuenta con reposabrazos ajustables? ¿Se puede girar para facilitar la entrada del conductor? ¿El tejido con qué está elaborado permite su lavado?

Son aspectos que deberemos tener en cuenta antes de decantarnos por un scooter para personas mayores o con movilidad reducida o por otro. Cuanto más versátil, mejor.

Los scooters para personas mayores son rápidos, fáciles de utilizar y cuentan con baterías que garantizan su autonomía

4. Timón y manillar

De la misma forma que es importante que el asiento se pueda regular en altura y posición, lo es que el timón y manillar pueda alargarse o reducirse en función de la altura de cada usuario. Aunque cada vez son más los scooters para personas mayores o con movilidad reducida que incluyen este tipo de funcionalidad, aún los hay con timón y manillar fijo. Si queremos ganar en comodidad, deberemos descartarlos y optar por otros regulables que se puedan adaptar a nuestras necesidades.

5. Control

Como su nombre indica, el control es el elemento desde el que se gestionan los diferentes mandos o acciones a los que tiene acceso el scooter para personas mayores o con movilidad reducida: encendido, marcha atrás, iluminación… De su buen diseño y funcionalidad, depende su buen manejo.

4. Dimensiones

Las dimensiones del scooter para personas mayores o con movilidad reducida marcarán su uso y posibilidades. ¿Te gusta viajar o, por el contrario, haces salidas ocasionales? ¿Buscas una ayuda técnica para interiores y exteriores o solo para exteriores?

  • Ligeros, plegables y transportables. Si eres activo, amante de los viajes y quieres un scooter versátil, deberás optar por un vehículo ligero, plegable, de fácil transporte y almacenaje como el Enzo, el New Yoga, Le Mans III o el New Momo de Teyder. Vehículos que, además de diferenciarse del resto por su diseño compacto y su manejo intuitivo, ofrecen gran maniobrabilidad tanto en interiores como exteriores y una autonomía que puede llegar desde los 13 Km/h hasta 25 Km/h (en el caso del New Yoga).

teyder scooter para personas mayores

  • Medianos, robustos y para todos los terrenos. Si viajas ocasionalmente y buscas un scooter para personas mayores o con movilidad reducida que te ofrezca comodidad y seguridad en tu día a día, puedes decantarte por un vehículo mediano, robusto y con ruedas macizas que te permitan discurrir por diferentes terrenos. Este es el caso del New Dakar de Teyder. Una ayuda técnica que te ofrecerá seguridad en tus desplazamientos y una autonomía de hasta 32 Km.
  • Grandes y para cualquier peso. Si buscas un scooter que se adapte a cualquier tipo de terreno y de peso, deberás optar por un vehículo robusto, de ruedas con suspensión independiente y asiento grande como el Dakar Dúo de Teyder. Pensado para una o dos personas, este scooter soporta hasta 225 Kg y tiene una autonomía de 50 Km.

En Teyder estamos especializados en scooters para personas mayores o con movilidad reducida. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te asesoraremos

SEO Factoria | 14 de junio de 2019 |

Para viajar con scooter en transporte público debe estar homologado

 

Imagina un día normal: entre semana, hora punta. Estudiantes y trabajadores se agolpan en la parada del autobús. Tienen el tiempo justo para llegar a la universidad y a la oficina. Como tú. Sin embargo, tú eres el único que se ve obligado a viajar con scooter en transporte público.

 

Debes sortear piernas y mochilas. Hacerlo no es fácil. De hecho, hasta hace bien poco ni siquiera era posible. En ciudades como Barcelona existía una normativa que restringía el acceso a autobuses y metro a este tipo de vehículos.

Esta situación ha cambiado en los últimos años. Por suerte, las ciudades son más accesibles a las personas con movilidad reducida, incluidos aquellos que deben viajar con scooter. Los autobuses y metros también. Ahora, la mayoría de vehículos están adaptados a las personas que sufren algún tipo de diversidad funcional o alguna enfermedad que limita su movilidad.

A pesar de estos cambios, aún hay mucho trabajo por hacer en materia de accesibilidad urbana y muchas barreras que superar. Si vas a viajar con scooter en transporte público, no dejes de leer estos consejos. Te serán de mucha utilidad.

Comprueba que tu vehículo esté homologado

Viajar con scooter en transporte público es una realidad. Sin embargo, no todos los vehículos cumplen con la normativa para hacerlo. Por ejemplo, en ciudades como Barcelona tan solo pueden viajar aquellos scooters que tienen unas dimensiones y pesos determinados. Entre ellos, encontramos el Lemans II. Uno de nuestros vehículos más ligeros y manejables y que, gracias a su tamaño reducido, es perfecto para el día a día en la ciudad.

No te olvides de la identificación

Además de contar con un vehículo homologado, deberás hacerlo con una placa que lo identifique. También, con documento que certifique que el nivel de discapacidad con el que cuentas. Los empleados del metro y del autobús te pueden pedir esta documentación y, de la misma forma, pueden penalizarte si no la llevas contigo.

Para acceder a ellos y poder viajar con scooter en transporte público, puedes dirigirte al Centro Base de Valoración y Orientación para la Discapacidad más cercano a tu domicilio o, si vives en la ciudad Condal, al Instituto Municipal de Personas con Discapacidad.

teyder scooter viaje

Cerciórate de que la línea de autobús y de metro está adaptada

Aunque cada vez son más las estaciones de metro y líneas de autobús adaptadas a las personas con movilidad reducida, no todas disponen de accesos directos al andén o de rampas para ascender al autocar. Es recomendable que consultes la web de los organismos que las gestionan antes de viajar con scooter en transporte público.

 

El scooter Lemans II de Teyder está homologado para viajar en metro y autobús

Ubica los accesos y espacios reservados del metro o del autobús

Conocer dónde se encuentra la zona de acceso es clave si queremos viajar con scooter en transporte público y queremos hacerlo de forma cómoda y sin percances.

En el autobús se encuentran en la parte central del vehículo, en la misma zona que las rampas de acceso y muy cerca del área reservada a los cochecitos de bebé y sillas de ruedas.

En el metro, las puertas de entrada para personas en scooter o en silla de ruedas son las mismas que para las personas sin dificultades de movilidad. Los vagones están dotados de zonas reservadas para estos vehículos y, al estar a la misma altura que el andén y no tener una separación superior a los 5 cm, son accesibles a los usuarios con movilidad reducida.

Sigue las normas de seguridad

De la misma forma que las sillas de ruedas, las personas con movilidad reducida deben seguir unas normas de seguridad si quieren viajar con scooter. Solo así se garantizará su integridad física y la del resto de pasajeros.

En el autobús, por ejemplo, deberán colocarse en sentido contrario a la marcha, apoyándose en el respaldo que existe para este uso y con los frenos accionados.

En el metro, deberán anclarse a la zona reservada y en posición de frenado.

En Teyder estamos especializados en scooters. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 7 de noviembre de 2018 |

Bienestar físico, social y mental, pilares del envejecimiento activo

A todos nos gustaría tener la misma apariencia a los 70 que a los 25. Pero lo cierto es que, sumar años, también implica sumar arrugas, canas y, quizá, algún kilo de más. Es inevitable. Lo que sí depende de nosotros es que este proceso sea lo más armónico y saludable posible. Podemos dejar que los años pasen y, con ellos, nuestra salud física y mental o, por el contrario, podemos tomar cartas en el asunto y apostar por un envejecimiento activo.

Pero, ¿qué es un envejecimiento activo?

Aunque son muchos los profesionales y entidades que han explicado qué es el envejecimiento activo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la que ha ofrecido una definición más completa de este concepto.

Para esta institución, envejecimiento activo es “el proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez”.

Por tanto, para sumar años de forma activa y saludable no sólo deberíamos cuidarnos a nivel físico, sino también a nivel cognitivo y social.

No sólo deberíamos cuidarnos a nivel físico, sino también a nivel cognitivo y social

¿Qué pautas seguir para conseguirlo?

1. Comer de forma saludable

Alimentarse correctamente es imprescindible a lo largo de toda nuestra vida pero, más aún, cuando entramos en la tercera y los achaques asociados a esta etapa de la vida empiezan a asomar.

Y es que, llevar una dieta saludable, no sólo nos ayudará a evitar enfermedades como el colesterol, la diabetes, la hipertensión y otras muchas relacionadas con el sobrepeso y la obesidad. También, será imprescindible para mantener nuestros huesos y articulaciones fuertes y para mantener nuestro cerebro y memoria en buen estado.

Y, ¿qué alimentos no pueden faltar para llevar un envejecimiento activo? Las frutas, las verduras, el pescado azul, la carne blanca, los frutos secos y los huevos son indispensables para nuestra salud física y mental. Lo son por las vitaminas y nutrientes que aportan a nuestro organismo y, también, porque nos ayudan a producir otros como el colágeno, tan importantes para fortalecer articulaciones y huesos.

alimentación saludable

Por el contrario, productos como el azúcar, la bollería, la comida precocinada y el alcohol, deberán desaparecer de nuestra dieta o reservarse para ocasiones especiales.

2. Realizar ejercicio físico

Con la edad, no sólo perdemos firmeza. También, agilidad y fuerza. Ante la falta de agilidad, muchos mayores optan por acomodarse y dejar de caminar y realizar ejercicio físico. Sin embargo, es en estos casos cuando más necesitamos movernos y mejorar nuestro estado físico.

Caminar diariamente, realizar ejercicio de bajo impacto como natación, el aquagym o el pilates y, si una lesión o una enfermedad nos impiden entrenar, mantener brazos y piernas en forma serán claves para un envejecimiento activo.

En Teyder disponemos de pedaliers de ejercicios como el 1719 CM, el 1720 CM o la mini bike 1722, especialmente pensados para mover y fortalecer las extremidades superiores como las inferiores.

teyder envejecimiento

Es tan perjudicial para nuestra salud fumar y alimentarnos de comida basura como dejar a un lado las relaciones sociales

3. Cultivar las relaciones sociales

Es tan perjudicial para nuestra salud fumar y alimentarnos de comida basura como dejar a un lado las relaciones sociales y vivir en soledad.

Si queremos apostar por un envejecimiento activo deberemos nutrirnos de buenos alimentos, pero también de buenos momentos. Hablar con vecinos y conocidos de forma diaria, quedar con los amigos y con miembros de la familia lo más a menudo que nos sea posible y participar en actividades que nos estimulen y nos hagan sentir arropados es clave para un envejecimiento activo.

Si no contamos de una red social amplia, apuntarnos a talleres que nos resulten de interés o a un gimnasio puede ser una buena idea.

También, disponer de scooters. Serán muy útiles para aquellas personas que hayan perdido movilidad y que requieran de una ayuda extra para poder disponer de autonomía y cultivar las relaciones sociales. En Teyder, contamos con Scooters ligeras, cómodas y que aportan libertad a aquellas personas que no quieren renunciar a su vida social por las limitaciones físicas.

4. Permanecer en continuo aprendizaje

Durante los primeros 25 o 30 años de nuestra vida no paramos de estudiar y aprender cosas nuevas. Sin embargo, cuando sobrepasamos la barrera de los 40, las obligaciones familiares aumentan y el tiempo de lectura y formación disminuye. Y esto, como podréis imaginar, no sólo pasa factura a nuestra capacidad para memorizar nuevos conceptos, sino a nuestra memoria en general.

persona mayor con un libro

Una de las claves para un envejecimiento activo es permanecer en continuo aprendizaje. No decimos que debáis estudiar un nuevo idioma o profesión, pero sí realizar actividades como leer y realizar juegos de lógica o pasatiempos que supongan un reto mental. También, como hemos dicho anteriormente, mantener activas nuestras relaciones sociales y nuestro cuerpo.

En Teyder trabajamos para mejorar el día a día de las personas y garantizar su envejecimiento saludable. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 23 de mayo de 2017 |

El tamaño, la autonomía y la adaptabilidad son algunas de las diferencias entre las sillas de ruedas y los scooter

En todas aquellas personas con movilidad reducida y las personas que las rodean, a menudo puede surgir una duda: ¿es mejor un scooter o una silla de ruedas eléctrica?

Aunque a primera vista puede parecer que cubren las mismas necesidades y que hay pocas diferencias entre ambos, la verdad es que existe una lista de diferencias entre estas dos ayudas técnicas.

Mientras que una está pensada para cubrir las necesidades del exterior, la otra está destinada para un uso en espacios interiores. Aunque ambas se pueden utilizar en cualquier lugar accesible. A continuación detallaremos qué necesidades cubren estas dos ayudas técnicas y qué diferencias existen entre ellas.

El uso de los scooter es más práctico en espacios exteriores por su longitud, mayor que la de las sillas de ruedas

Tamaño

A pesar de que ambas se mueven con bastante facilidad en el exterior, existen diferencias entre las dos ayudas en este aspecto. Por un lado, los scooter tienen el asiento más elevado y vertical que las sillas de ruedas eléctricas. Esto permite que las personas que usen scooter tengan mayor visión de su entorno.

Por otro lado, la longitud de los scooter es mayor. Esto provoca que, en calles y lugares poco espaciosos, sea complicado hacer maniobras y giros. De este modo, podemos decir que las sillas se adaptan mejor a interiores, donde los espacios son más reducidos.

Aún así, las sillas de ruedas también pueden ser utilizadas en exteriores, pero habrá ocasiones en que no será la opción más práctica.

scooter-LE-MANS-II

Autonomía

Debido a que los scooters están pensados para ser utilizados en exterior, su autonomía es mayor que la de las sillas de ruedas. De este modo, la batería de un scooter durará más tiempo que la de una silla de ruedas.

Aún así, en Teyder contamos con sillas de ruedas eléctricas de hasta dos baterías para alargar su autonomía. Así, dado el caso es necesario utilizar una silla de ruedas antes que un scooter, la duración de la batería deja de suponer un gran problema.

Adaptabilidad

En cuanto a la adaptabilidad, la silla de ruedas le saca una gran ventaja a un scooter. Y es que una silla puede contar con muchos complementos para cubrir las necesidades de su dueño y adaptarse a él. La mayoría de modelos de sillas de ruedas de Teyder cuentan con posavasos y cubierta, por ejemplo.

Además, las sillas de ruedas se pueden plegar y guardar con mayor facilidad que los scooter. De este modo, su transporte de un lugar a otro es mucho más simple y práctico. Algo similar ocurre con los respaldos y asientos. De este modo, las sillas son bastante más adaptables que los scooter.

silla de ruedas electrica

Las personas con movilidad reducida usan tanto sillas de ruedas como scooters. Por otro lado, las personas con diversidad funcional, suelen decantarse por las sillas debido a su sujeción del tronco. Aún así, te aconsejamos que consultes con tu doctor o especialista sobre qué opción se adecua más a tu situación.

En Teyder disponemos de ayudas técnicas diseñadas para facilitar el día a día de personas con movilidad reducida y diversidad funcional