SEO Factoria | 9 de julio de 2020 |

Un esguince de tobillo mal curado puede ocasionar problemas de movilidad toda la vida

Para sufrir un esquince de tobillo no hace falta practicar deportes de impacto o de deslizamiento como el running, el fútbol o el skateboarding. Un mal movimiento caminando o subiendo escaleras puede hacer que nos desbalanceemos y que suframos una de las lesiones más frecuentes entre jóvenes y mayores. También, una de las que presenta más recaídas y problemas de movilidad en el tiempo.

Según un estudio publicado por la doctora y profesora de quinesiología de la Universidad de Carolina del Norte doctora, Triccia Hubbard-Tuerner, las personas que sufren inestabilidad de tobillo crónica como consecuencia de un esguince mal curado tienen más limitaciones de movilidad que las que no presentan esta lesión.

Y aunque prevenir un esguince de tobillo no es fácil, evitar una recaída sí. Para hacerlo, tan solo hace falta respetar el tratamiento y los tiempos de curación de esta lesión. Porque, que una torcedura de tobillo nos permita caminar, no significa que lo hagamos bien o que no pueda agravarse en el tiempo.

El esguince de tobillo es una de las lesiones que mayor número de recaídas presenta

Como explicamos en un artículo anterior, el esguince de tobillo se origina por el desgarro o rotura de uno o varios de los ligamentos que rodean la articulación. Cuando esto pasa, dejamos de utilizar el ligamento afectado, cambiamos la forma de pisar y causamos daños en el pie que, de no tratarse, pueden durar toda la vida.

Pero, ¿qué hacer ante un esguince de tobillo mal curado?

Si hemos desoído las indicaciones de nuestro médico o, directamente, no hemos acudido a él, estaremos delante de un esguince de tobillo mal curado que presentará recaídas. Sin embargo, de la misma forma que podemos tratar una torcedura en su etapa inicial, podemos hacerlo cuando ya es crónica.

Deberemos:

1. Fortalecer el tobillo

Para ello, realizaremos ejercicios isométricos, propioceptivos y con banda elástica para reforzar esta zona y, de esta forma, caminar con normalidad. Para evitar complicaciones, será necesario acudir a un fisioterapeuta. Este profesional elaborará un diagnóstico y establecerá las pautas de abordaje de un esguince de tobillo mal curado. 

2. Estabilizar la zona

Cuando caminemos o realicemos algún tipo de actividad física, es posible que el tobillo se resienta y apoyemos mal el pie. En estos casos, es conveniente recurrir a tobilleras como la 250 TB -251 TB, 284 TB, la 884 TBC, la 889 TB o la 551 TB de Teyder que limiten el movimiento del ligamento afectado. Ofrecerán sujeción y estabilidad al pie y prevendrán futuras recaídas.

teyder esguince de tobillo ortesis

3. Llevar un calzado adecuado

El uso de zapatos o zapatillas que no se adapten a nuestro pie es, muchas veces, la causa de que perdamos estabilidad y suframos un esguince de tobillo. Por eso, es recomendable optar por calzado cómodo y evitar, en la medida de lo posible, tacones altos.

En Teyder estamos especializados en ortesis para tratar esguinces de tobillo. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

 

SEO Factoria | 18 de julio de 2017 |

El esguince de tobillo es una de las lesiones que más padecemos y de las que están peor tratadas y curadas 

Mientras que en un post anterior te hablábamos de cómo prevenir esguinces de tobillo, hoy te daremos algunos consejos para su recuperación en caso de sufrir este tipo de lesión. Pero vayamos por pasos.

Podríamos decir que el esguince tobillo es una de las lesiones más comunes.  Y, probablemente, una de las más conocidas por la población. Y es que un esguince de tobillo es una de esas lesiones que puede padecer cualquier persona. Sin la necesidad de ser deportista.

 

Los esguinces de tobillo a menudo no están bien tratados, lo que puede provocar secuelas que repercutan en espalda, rodillas o caderas

 

Además, en muchas ocasiones, este traumatismo es uno de los peores tratados por los profesionales de la medicina. Por ello, te explicamos algunos consejos que te ayudarán a la recuperación de este tipo de esguince, así como qué ortesis te pueden ayudar a conseguir mejoras.

 

1. Trata el tobillo cuanto antes

En los esguinces de tobillo, el tiempo apremia. Y es que será fundamental no solo para asegurar una pronta recuperación, sino también para minimizar las secuelas que puedan quedar. Es importante que tengas en cuenta que un esguince de tobillo mal curado puede implicar secuelas que, con el paso del tiempo, afecten a rodillas, caderas y espalda.

Por ello, es imprescindible tratar el esguince en los 2 o 3 primeros días desde que se produce la lesión. De hecho, si al momento de producirse aplicas frío en la zona -sea con hielo, agua fría o una bolsa de guisantes- ayudas a minimizar la hinchazón y reducir el dolor.

La aplicación de frío la puedes llevar a cabo los 2 primeros días aproximadamente, sin dejar el hielo más de 20 minutos en el tobillo. En caso contrario, podrías provocar otra lesión en la zona. En caso de padecer mala circulación o diabetes, consulta primero con tu médico.

hielo

2. Evita inmovilizar por completo el tobillo

Aunque pudiera parecer lo contrario, inmovilizar el tobillo por completo puede ser contraproducente para la recuperación. Escayolar la zona afectará de manera negativa a los músculos. Y es que esta técnica solo conseguirá atrofiarlos y perder propiocepción – el sentido que permite ubicar nuestro cuerpo en el espacio-.

De este modo, lo mejor es usar ortesis como la tobillera estabilizadora 552TB de Teyder. Ayuda a estabilizar el tobillo y a recuperarnos de la lesión sin llegar a dañar otras zonas de nuestro cuerpos.

 

Si eres deportista y padeces un esguince de tobillo, practica deportes en que esta articulación quede en segundo plano

 

3.  No dejes de moverte

Un esguince de tobillo no debe impedirte realizar las tareas diarias. Aunque los primeros días puede ser que tu médico te aconseje reposo, las siguientes fases de recuperación requerirán de tu actividad.

Si eres una persona deportista, intenta practicar deportes en que el tobillo no requiera esfuerzo. Evita prácticas como running o ciclismo, y realiza natación u otros deportes en que el tobillo quede en segundo plano.

Para el día a día, ayúdate de unas muletas auxiliares para caminar. El tobillo no realiza esfuerzo y podrás tener una vida lo más normal posible durante la recuperación de la lesión.

 

En Teyder diseñamos y fabricamos ortesis y ayudas técnicas para facilitar la recuperación de lesiones

SEO Factoria | 17 de enero de 2017 |

Cómo evitar las lesiones del running más frecuentes y qué ortesis utilizar para proteger tus articulaciones

El running está de moda y todo el mundo lo practica hoy en día. Ya sea para estar en forma, para liberar estrés o, simplemente, porque es una disciplina que gusta, es fácil encontrar corredores a cualquier hora del día en los parques o zonas más concurridos de la ciudad. Pero con su práctica, igual que con cualquier otro deporte, también llegan las lesiones, conocidas como lesiones de running o runner o lesiones del corredor.

A continuación te mostramos un listado con las lesiones de running más comunes, a qué se deben y cómo pueden tratarse.

Tendinitis rotuliana o rodilla del corredor 

La tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón rotuliano (tejido que une la rótula a la tibia) y que se puede producir tanto por repetidos movimientos como por sobrecarga.

Estos movimientos o sobrecarga se dan por el rebote que se produce cuando corremos, provocando que el tendón se resienta y derive en una lesión.

Si no se trata, esta lesión puede acabar empeorando con el tiempo. Desde Teyder te traemos la cinta rotuliana infrapatelar 539RD para ayudarte con el tratamiento en caso de que ya tengas la lesión o seas un corredor de running asiduo.

Periostitis Tibial o estrés tibial

Este tipo de lesión se basa en la inflamación de la membrana que recubre los huesos de la zona de la tibia y aparece cuando se incrementa la carga del entrenamiento o se varía de calzado o terreno.

Para de evitar su aparición, se recomienda comprar unas deportivas de running ajustadas a las condiciones de cada corredor, así como el uso de plantillas. En caso de que se sufra la lesión, es recomendable aplicar hielo en la zona, mantener la pierna en posición elevada e interrumpir la práctica de running durante unos días.

Fascitis plantar

Se trata de la inflamación de una zona determinada de la planta del pie próxima al talón que produce dolor con la simple acción de pisar el suelo.

Esta dolencia no solo afecta a corredores, sino también a saltadores, embarazadas o personas con sobrepeso y la manera de disminuir el dolor es reduciendo la intensidad en los ejercicios, haciendo reposo o siguiendo las recomendaciones de un médico si se trata de un caso grave.

En Teyder disponemos del 465TB o del 466TB, dos estabilizadores de tobillo que te ayudarán en la recuperación de una lesión de fascitis plantar.

Tendinitis aquílea o del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es aquel que conecta los músculos de la zona de los gemelos con el talón. La aparición de una lesión en esta zona puede afectarnos en el día a día y es una de esas lesiones de running que nos pueden dejar durante meses sin poder practicar este deporte.

Lo que debemos hacer para evitar una lesión de esta magnitud es ejercitar nuestro tren inferior, no solo para ganar fuerza sino también flexibilidad; usar un calzado adecuado a nuestras condiciones de corredor.

En Teyder encontrarás la tobillera elástica 884TB que proporciona sujeción en la zona del tobillo para evitar la aparición de lesiones de este tipo o disminuir su grado.


Esguince de tobillo 

La práctica de running por superficies irregulares o resbaladizas aumenta el riesgo de sufrir un esguince de tobillo ya que este se produce por un tirón o torcedura.

En caso de que se sufra una lesión de este tipo, se tendrá que guardar reposo, mantener la pierna en alto y aplicar frío en la zona del tobillo.

En Teyder recomendamos el uso de una tobillera como la 484TB , una tobillera deportiva que permite aplicar frío o calor en la zona afectada por una lesión.

Estas son algunas de las lesiones más comunes en la práctica de este deporte. En Teyder queremos ayudar en la prevención y tratamiento de las lesiones de running y mejorar tu día a día.